Monitoreo

En casos donde la inmigración es necesaria y utilizada como último recurso, IDC trabaja junto con los  gobiernos, aliados de la ONU y miembros de organizaciones para asegurar que las personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes, tengan acceso en los lugares de detención a sus derechos fundamentales, donde las condiciones de reclusión cumplan con las normas mínimas internacionales, y que tengan acceso a supervisión periódica de las instalaciones de detención.

En el 2013, IDC, la Asociación para la Prevención de la Tortura (APT) y la Oficina de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR) se unieron para producir  la Guía de Monitoreo de Detención de Inmigración.

Esta guía pretende permitir visitas de supervisión consistentes, eficaces, independientes y basadas en evidencia y con esto se espera mejorar las condiciones de detención y evitar los riesgos de detención arbitraria o ilegal, tortura, maltratos y deportación.

Obtenga mas información

Condiciones y Normas de Detención

Incluso cuando se ha detenido a una persona refugiada, solicitante de asilo o migrante, en concordancia con las normas internacionales de derechos humanos, las personas todavía tienen ciertos derechos fundamentales y las condiciones de detención debe de cumplir con ciertas normas mínimas o la detención puede equivaler a tortura, trato inhumano, degradante o castigo.

Humanidad y respeto – Todas las personas privadas de su libertad, deben ser tratadas con humanidad y con respeto a la dignidad inherente de la persona humana.1  Esto incluye que se considere las normas mínimas en relación con el alojamiento, higiene personal, ropa, ropa de cama, alimentos, ejercicio, acceso a periódicos, libros y consejería religiosa, comunicación con el mundo exterior y servicios médicos.2

No punitivo –  Inmigrantes detenidos nunca deberían ser confinados en las cárceles u otros lugares o formas de prisión. Esto incluye, pero no se limita a: prisión uniformes; movimiento altamente restringido a la falta de recreación, al aire libre; contacto físico supervisado o restringido con familiares y amigos; o la falta de contacto con el mundo exterior.3

Los migrantes en los centros de detención de inmigración, con frecuencia carecen de una serie de garantías procesales fundamentales y la negación de sus derechos tales como el acceso inmediato a un abogado, servicios de traducción/interpretación, contacto con familiares o representantes consulares y las vías para objetar la legalidad de su detención.4

Notificación – Todos los detenidos deberán ser notificados por escrito con las razones de su detención, en un lenguaje entendido por el migrante, indicando los motivos de la detención y estableciendo las condiciones para solicitar un recurso de apelación ante una autoridad judicial.5

Derecho de apelación o recurso –  Cualquier persona que se encuentre en detención inmigratoria debe tener derecho a recurrir a un tribunal, para que este pueda decidir sin demora sobre la legalidad de su detención y ordene su libertad si la detención no es lícita.6

Derecho a asistencia legal – Todas las personas detenidas tienen derecho a la asistencia, gratuita si fuese necesario, de asesoría legal.7

Derecho a un interprete – Todas las personas detenidas tienen derecho a la asistencia, gratuita si fuese necesario, de un intérprete.8

Derecho a comunicarse con el mundo exterior – Todas las personas detenidas tienen derecho a comunicarse con el mundo exterior, en particular con la familia, abogado, y las autoridades consulares o diplomáticas.9

Duración y Revisión – El periodo de detención de inmigrantes debe ser siempre lo más corto posible, y la decisión de mantener a la persona detenida debe ser revisada periódicamente. Bajo ninguna circunstancia la detención de inmigrantes debe ser de forma indefinida.10 Si un individuo es detenido con fines de deportación, éste  debe ser puesto en libertad cuando ya no hay una perspectiva real y tangible de su traslado.11

Mujeres – En cuanto a la detención de mujeres en los lugares de detención inmigratoria, estos deben de proporcionar servicios apropiados de género en relación con el embarazo, el parto y el período posterior al parto.12 Además, los gobiernos deben tener en cuenta las necesidades específicas de género como higiene en el parto y temas relaciones a la salud reproductiva, protección contra el abuso sexual y otras formas de violencia de género.13

Enfermedad o discapacidad física o mental –  La detención  inmigratoria exacerba los problemas de salud mental y físicos existentes y puede causar daños adicionales a la salud mental y física de los detenidos.14 Por esta razón, las personas que sufren de enfermedades mentales no deberían ser detenidas. En algunos casos, la detención continua de personas inmigrantes con problemas de salud mental o física puede equivaler a la tortura, crueldad o tratos inhumanos o degradantes.15

Acceso al monitoreo a la detención.

La transparencia y la supervisión independiente de los lugares de detención de inmigrantes son cruciales para salvaguardar los derechos fundamentales de las personas  refugiadas, solicitantes de asilo y  migrantes. Las visitas   por los órganos de vigilancia a los lugares de detención de los inmigrantes, juegan un papel preventivo importante para reducir el riesgo de violaciones de derechos humanos tales como la tortura, la deportación  y los tratos inhumanos o degradantes. El acceso y el control periódico también puede servir para encontrar aspectos que deben ser  mejorados, así como también la identificación y documentación de situaciones en las que las condiciones de detención no cumplen las normas internacionales mínimas.

Para ayudar a fomentar el acceso y el monitoreo regular de los lugares de detención de inmigrantes, IDC, junto con el ACNUR y la Asociación para la Prevención de la Tortura (APT) han producido una guía practica de Monitoreo de lugares de detención de inmigrantes Esta guía de monitoreo está diseñado para asistir a las personas y organizaciones que llevan a cabo el seguimiento de los centros de detención de inmigración y para construir y fortalecer la capacidad de los mecanismos para supervisar la detención de las personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes, en el marco de un enfoque preventivo.

 

Acceso al monitoreo a la detención

La transparencia y la supervisión independiente de los lugares de detención de inmigrantes son cruciales para salvaguardar los derechos fundamentales de las personas  refugiadas, solicitantes de asilo y  migrantes. Las visitas   por los órganos de vigilancia a los lugares de detención de los inmigrantes, juegan un papel preventivo importante para reducir el riesgo de violaciones de derechos humanos tales como la tortura, la deportación  y los tratos inhumanos o degradantes. El acceso y el control periódico también puede servir para encontrar aspectos que deben ser  mejorados, así como también la identificación y documentación de situaciones en las que las condiciones de detención no cumplen las normas internacionales mínimas.

Para ayudar a fomentar el acceso y el monitoreo regular de los lugares de detención de inmigrantes, IDC, junto con el ACNUR y la Asociación para la Prevención de la Tortura (APT) han producido una guía practica de Monitoreo de lugares de detención de inmigrantes Esta guía de monitoreo está diseñado para asistir a las personas y organizaciones que llevan a cabo el seguimiento de los centros de detención de inmigración y para construir y fortalecer la capacidad de los mecanismos para supervisar la detención de las personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes, en el marco de un enfoque preventivo.

Bibliografía

•          IDC Fact Sheet:  Immigration Detention Conditions (forthcoming)

•          IDC/APT/UNHCR Immigration Detention Monitoring Guide (forthcoming)

•          IDC Monitoring Checklist