10 Years of IDC’s Work to End Child Immigration Detention

Over ten years ago in 2012, International Detention Coalition (IDC) launched the Global Campaign to End Child Immigration Detention (the Global Campaign) at the 19th Session of the United Nations Human Rights Council in Geneva, Switzerland, supported by the Office of the High Commissioner for Human Rights (OHCHR). Later that year, the Committee on the Convention of the Rights of the Child issued key recommendations on the rights of children on the move, and highlighted IDC’s proposed model for a move to community-based alternatives for children.

With the simultaneous release of Captured Childhood, a report based on 70 interviews of children with lived experience of immigration detention across 11 countries, IDC set in motion a global movement grounded in the vision of a world that cherishes the humanity and dignity of children. Specifically, IDC campaigned to persuade the international community and governments that the immigration detention of children and their families is always a child rights violation and is never in the best interests of the child. IDC offered evidence of positive actions that States could take instead of depriving children of their freedom, and put forward practical and current evidence of a new perspective of rights-based alternatives where children and their families could live in non-custodial community-based settings while their immigration cases were being resolved.

The Global Campaign joined opinions across diverse sectors in different parts of the world advocating for an end to immigration detention of children and families, with the message that immigration detention is never an appropriate place for a child and is never in the best interest of the child.  The Global Campaign amplified the voices of children in detention through The Invisible Picture Show and showed the negative impact of even short periods of immigration detention on their mental health and development. The campaign called on States to step up to their international obligations, and ensure that all refugee and migrant children:

  • Be treated first and foremost as children
  • Be free
  • Be looked after according to their best interests 
  • Live in freedom in the community with their parents or primary care-givers
IDC and partners host the global launch of The Invisible Picture Show at the United Nations in Geneva, Switzerland, 2012

As the Global Campaign expanded, it became a platform for national campaigns and advocacy strategies calling for an end to the immigration of children around the world, most notably in Australia, Greece, Malaysia, Mexico, South Africa and Tanzania, as seen in the Global Campaign’s history

IDC and partners launch the Global Campaign to End Child Immigration Detention in El Salvador, 2012

The Campaign also brought to light the issues of regional protection of children, for example family separation with detention and deportation procedures in the United States and the mass deportations of children and families to the Central American countries of Guatemala, Honduras and El Salvador. 

IDC mobilised for States to adopt child-friendly, rights-based, humane, non-custodial and community-based alternatives to detention (ATD), as seen in this advocacy video developed in 2015 by IDC and partners A Tale of Two Children.

IDC and partners host a film screening to promote advocacy against child detention and the Global Campaign in Thailand, 2015

Following this, IDC also launched the NextGen Index in 2018, which served as a comparative tool to rank States on their progress in ending child immigration detention. The Index used a standard scoring framework to assess strengths, weaknesses, and key factors to ensure national migration management systems are sensitive to the needs of children and, importantly, avoid child detention.

The Inter-Agency Working Group (IAWG) to End Child Immigration Detention, an international alliance of civil society organisations and UN entities was key to convening global advocacy efforts from 2012 until 2018, with a critical turning point in the obligation of States being the adoption of the New York Declaration for Refugees and Migrants by the UN General Assembly in 2016. The subsequent negotiation process of the Global Compact for Migration and its adoption in 2018 represented a significant win by collective global advocacy efforts, in that it includes a clear commitment by States to work to end child detention by focusing on ensuring availability and accessibility of alternatives in non-custodial contexts. 

IDC and partners host events alongside the UN General Assembly in New York City to commemorate the 25th anniversary of the Convention on the Rights of the Child, 2014

The 2019 release of the UN Global Study on Children Deprived of Liberty, to which IDC and its Global Campaign were key contributors, further added to the growing body of expert evidence on the harms of immigration detention on children and families, the extent of the practice and the solution-oriented approach based on alternatives.

Since 2018, the implementation of the Global Compact for Migration has provided a platform to concretely discuss and share national practice, legal and policy frameworks in global spaces. IDC pioneered efforts in this direction by leading regional and global discussions to develop a cross-regional peer learning platform on ending child immigration detention. This initiative led to the inclusion of peer learning as part of the UN Network on Migration Work Plan and the creation of the UN Network on Migration Working Group on Alternatives to Detention in 2019.    

IDC and partners coordinate a government peer-learning event on alternatives to child immigration detention in Geneva, Switzerland, 2020

Since 2019, IDC co-leads the UN Network on Migration Working Group on Alternatives to Detention (ATD) alongside UNICEF and UNHCR, which prioritised supporting States in their work to end child immigration detention through global and cross-regional peer learning exchanges, organised in collaboration with the governments of Thailand, Colombia, Nigeria, Ghana, and Portugal. Recently the Working Group produced a global snapshot on Ending Child Immigration Detention, which highlights efforts in Mexico and Zambia, as well as an accompanying video. The Working Group is planning, together with key champion States, another peer learning exchange on ending child immigration detention in 2023.

We saw further international progress into 2021 with General Comment 5 to the International Convention on the Protection of the Rights of All Migrant Workers and Members of their Families, which called for child immigration detention to be fully eradicated globally. Child immigration detention was also a centrepiece of detention-related discussions at 2022's International Migration Review Forum (IMRF), with some States making pledges to end the practice entirely.

IDC coordinated side events and collaborative advocacy with partners at the 2022 IMRF

Where Change Happens

While the influence of global standards and political frameworks is a critical point of intervention for IDC, the core of our work exists at local and national levels, which is where change and impact is directly felt by communities at risk of immigration detention. 

Following over a decade of coordinating multi-level advocacy, collaboration between civil society organisations, international partners, federal and local government authorities, and communities in Mexico, IDC was proud to be part of an historic political moment in 2020 when the Mexican Congress declared that immigration detention is no place for children.

This 2020 legislative reform that now legally prohibits the detention of children for immigration reasons came on the heels of a pioneering collaboration in joint advocacy by migrant and child rights groups in Mexico. This collaborative IDC work involved key partnerships with UNICEF and UNHCR, the Global Campaign, hearings before the Inter-American Commission on Human Rights, as well as clear recommendations to Mexico from the IACHR and the United Nations Committee on the Rights of the Child

New legislation in 2014 established a national protection system for all children, along with regulations that specifically prohibited their confinement in immigration detention centres. This opened up opportunities for deeper IDC engagement with immigration authorities, providing technical advice for the development and implementation of the successful first ATD pilot for unaccompanied children. The pilot was developed and implemented in collaboration with SOS Children's Villages (Aldeas Infantiles) and Covenant House (Casa Alianza), two organisations with strong community models and long-term experience working with children in Mexico. ATD initiatives demonstrated how children and families can be supported to live in the community as they participate in their ongoing migration or asylum process. 

IDC and partners organising forums and training with local authorities and civil society in Mexico, 2022

In the challenge to contribute towards effective implementation of the legal prohibition on child detention, IDC continues to prioritise engagement with the National Commission for the Protection of Migrant Children through capacity building and technical advice at federal, state and local levels. As a result of these efforts, we have seen the adoption of a National Protocol for the Protection of Migrant Children and we are currently working with state committees to develop and adopt local protocols that will serve to improve protection gaps and coordination among authorities at borders and along migration routes. 

IDC believes it is important to continue to work on the ground, as close as possible to children and families with lived experience, local authorities and local civil society organisations, especially public and private shelters to strengthen community-based reception and care models. We also continue engagement with the Mexican legislature including training and harmonisation of the legal framework.

IDC Americas Regional Coordinator Gisele Bonnici states of these long-term efforts:

“Working side by side with our dedicated partners in Mexico, IDC continues to promote and support practical implementation of effective and appropriate community-based reception and care options for migrant and refugee children. Our goal is that no child, whether travelling accompanied or unaccompanied, be detained for any period of time in any type of space for immigration reasons.” 

IDC Americas Regional Coordinator Gisele Bonnici speaking to press at the launch of the Global Campaign in El Salvador, 2012

Similarly, in 2019, representatives of 7 Thai Government agencies signed the Memorandum of Understanding on the Determination of Measures and Approaches Alternatives to Detention of Children in Immigration Detention Centres (ATD-MOU), as well as Standard Operating Procedures (SOPs) to implement the MOU-ATD starting in September 2020. The MOU-ATD was a concrete outcome of a pledge made by Prime Minister Prayut Chan-o-cha during the 2016 Leaders’ Summit on Refugees at the United Nations in New York. At the summit, he publicly pledged to end the immigration detention of refugee and asylum seeking children in Thailand. 

Following this huge political commitment, IDC has worked with local partners, such as HOST International to collate and strengthen the evidence-base that can be used to increase practical understanding of community-based, rights-based, and gender-responsive ATD to better protect children and their families in the context of migration; including, a Global Promising Practices on ATD which contextualised our design to the Thai context, a Community-based Case Management Programme Evaluation, as well as an accompanying Practices Guidelines on Community-based ATD in Thailand. Along with the Thai government Department of Children and Youth – Ministry of Social Development and Human Security (DCY) and UNICEF Thailand, IDC developed a government Monitoring, Evaluation, and Learning (MEL) framework in line with key international standards to track progress on the MOU-ATD implementation. The evaluation led by DCY aims to take place in 2023 as a collaborative effort of key stakeholders in Thailand.

IDC supporting the partnership between the Government of Thailand and HOST International to implement the MOU-ATD for migrant child protection in Thailand, 2022

For several years now, IDC has seen our members and partners engaged in advocacy and service provision for children impacted by immigration detention. With IDC’s support, members in Thailand and Malaysia define strategies to end child immigration detention in their countries. These strategies have prioritised and coordinated efforts towards the ultimate goal of ending the immigration detention of children and their families.

IDC Southeast Asia Programme Manager Mic Chawaratt states of IDC’s efforts in Thailand:

“Political will, commitment to the best interest of the child, and multi-stakeholder collaboration have been the key drivers of advocacy efforts among Thai civil society, government partners, UN agencies, the diplomat community, academics, and people whose lives are impacted by immigration detention. I believe that one day immigration detention will no longer exist in my country, and people who migrate here will live with rights and dignity – which is IDC’s vision for the world.”

IDC Southeast Asia Programme Manager speaking at an event in Thailand, 2022

Additionally in the Asia Pacific region, the Ministry of Home Affairs in Malaysia officially launched an ATD pilot programme in February 2022 for unaccompanied and separated children following approval of the pilot by the Malaysian cabinet in 2021. This was a key milestone for IDC following a decade of ongoing advocacy that centred around an incremental and collaborative strategy alongside our members, the human rights commission (SUHAKAM) and UN agencies. The national campaign in Malaysia was originally spurred by the Global Campaign, and provided leverage and a space to engage a broad number of groups around the issue, while previously the discussion on this issue was severely limited. Now, the planning, development and implementation of the pilot is being supported by IDC partners SUKA Society and Yayasan Chow Kit.

Following this development, IDC continues to coordinate the End Child Detention Network Malaysia (ECDN), and brings members together to discuss strategy and collective advocacy efforts. IDC has also started a public engagement programme in Malaysia, including new initiatives focused on developing public and media engagement strategies on refugee and migrant rights. 

In the  Middle East and North Africa (MENA) this year, and in partnership with UNICEF, IDC organised a series of online ATD trainings focused on screening, assessment, referral mechanisms of children, as well as case management and community placement options for children. IDC believes that these critical elements serve as a framework for identifying and developing rights-based ATD. This training series aims to strengthen the capacity of civil society organisations, as well as bring together a network of actors working in the field of ending child immigration detention across the region. The latest training in October 2022 was attended by 50 participants working on issues related to refugee and migrant children from more than 10 countries in the MENA region.

IDC has also carried out a mapping research with UNICEF on the current legislations, policies and practices with regards to child immigration detention in the MENA region. This led to the production of two policy briefs targeting governments; which aim to support sharing among governments in the MENA region, and to strengthen practices in line with the Convention on the Rights of the Child and the Global Compact for Migration (GCM). The mapping analysed trends and identified promising protection and care practices for refugee and migrant children with a focus on child-sensitive alternatives to custody across 9 countries in the MENA region: Djibouti, Egypt, Jordan, Lebanon, Libya, Morocco, Tunisia, Saudi Arabia, and Sudan.

In November 2022, IDC co-organised with UNICEF a regional workshop for 8 governments in the MENA region, to present and share promising protection and care arrangement practices for children on the move, from across the region and beyond, facilitating discussions and exchanges on common challenges, strengths, and proposed ways forward for their countries and across borders. The workshop highlighted key aspects from the child protection continuum from identification and referral to alternative care models specifically highlighting promising practices on child protection including child sensitive alternatives to custody. 

In Europe, meanwhile, efforts have been ongoing to advocate for an end to child detention. The conditions set out in EU law, alongside the requirements of the European Convention on Human Rights and the case law of the European Court of Human Rights, make it clear that depriving children of their liberty is only permissible in exceptional circumstances. Despite this, however, at least 27 countries in the region still detain children. IDC has been working with civil society organisations across Europe to train policymakers, child protection experts, judges and lawyers on the legal requirements of states when it comes to ensuring alternative care arrangements for children. This has included working with the International Commission of Jurists to support the roll-out of a set of training materials on ATD for migrant children. In addition, the Belgian member of the European ATD Network - which IDC coordinates - has been implementing an ATD for families with children since 2020, working to ensure that children can live in the community while they and their parents work to resolve their migration status.

IDC and European ATD Network partners convene in Italy to align best practices and strategies moving forward, 2022

As with any major policy chance, progress often feels slow and can even appear to be moving backwards at times. The provisions for reception and border procedures set out in the new EU Pact on Migration and Asylum, for instance, are likely to result in a dramatic deterioration of the rights of people on the move, including children. Yet there remain signs of hope; Germany's pledge at the 2022 IMRF to end immigration detention of children, and indications from a number of governments that they are working to integrate children on the move into mainstream protection systems, show that there is still space to move forward with this agenda.

Lived Experience at the Centre

In 2012, the UN Committee on the Rights of Child declared that immigration detention is a violation of a child’s rights. This declaration represented a clarity of language that began a shift in international law, and the shift was made following a performance by five young advocates who IDC partnered with to share their experiences of detention, as well as their proposed solutions, at the UN. They curated a theatre piece called Hear Our Voices, and powerfully stood before global policy makers and academic experts to stake their claim on this issue. Together, they moved the dial on child immigration detention worldwide.

IDC continues to believe that people with lived experience of detention need to be involved in shaping the policies that directly impact their own lives and communities. IDC recently co-organised the Children and Youth Affected by Migration-Led Advocacy Workshop, which involved conducting youth engagement training for 43 different local partners, as well as leadership and advocacy training for 175 migrant and refugee children and youth in Thailand. The youth leaders were then invited to share a statement directly with policy-makers in April 2022 at a forum attended by Thailand’s Representative to ASEAN Commission on the Promotion and Protection of the Rights of Women and Children (ACWC), representatives from the Thai government, as well as international organisations and NGOs. 

Children and youth affected by migration from Bangkok and suburb areas celebrate their successful advocacy with the Thai government, IDC and relevant stakeholders, 2022. Photo Credit: Department of Children and Youth (DCY)

Further in Malaysia, IDC works with Akar Umbi, a local NGO, to conduct a leadership programme called the Azalea Initiative with a group of young refugee women in Kuala Lumpur. The programme’s goal is to support their empowerment, and build their capacities as changemakers within their communities. 

Participants of the Azalea Initiative presenting an activity during the "Visioning Human Rights" workshop session, 2021. Photo credit: Akar Umbi Development Society

In Mexico, IDC and its partner SOS Children’s Villages in Comitán, Chiapas have engaged young people from migrant communities in leadership training and activities, piloting methodology adapted from IDC’s Community Leadership Curriculum. IDC also worked with partners to support migrant children to create video documentaries of their own experiences and hopes for the future.

Participants of the Migrant Youth Leadership Curriculum implemented by IDC partners SOS Children’s Villages in Comitan, Mexico, 2022

Grounded, community-based efforts like this, alongside coordinated advocacy strategies to amplify impact, have been the heart of IDC’s work to end child immigration detention worldwide. While we have taken the lead on global events and international outcomes on child detention, we have also worked side by side with regional partners and national coalitions to develop tailored and transformative strategies that make a real impact on the ground. This year, IDC re-commits to our ten year, long-term effort to end the immigration detention of children all over the world, in line with our broad vision of ending immigration detention for all.

 

Written by Gisele Bonnici, IDC Americas Regional Coordinator and Mia-lia Boua Kiernan, IDC Communications and Engagement Coordinator


Trabajando para Sostener los Derechos de las Personas en la Era Digital de la Política Migratoria

El Nuevo Flujo de Trabajo de IDC sobre Tecnologías, Detención y Alternativas a la Detención (ATD)

Nos guste o no, cuando se trata de la gobernanza migratoria, las tecnologías digitales llegaron para quedarse. Desde los portales de atención al cliente hasta la recopilación de datos biométricos, los modelos de pronóstico y las herramientas de reconocimiento facial, en las últimas dos décadas los gobiernos de todo el mundo han utilizado cada vez más estas tecnologías en la concepción y el diseño de sus sistemas de migración. La pandemia de COVID-19 aceleró aún más esta tendencia.

Sin embargo, estos tipos de tecnología nunca son neutrales. No existe tal cosa como una "solución" técnica para un problema complejo y se ha demostrado que los esfuerzos de algunos para presentar la tecnología digital como la solución al sesgo humano son, en el mejor de los casos, ingenuos y, en el peor, peligrosos. Cuando se emplean la Inteligencia Artificial (AI) y las tecnologías digitales, se trata de una decisión política. Pero las personas que deciden rara vez experimentan estas políticas por sí mismas. Son las personas en movilidad, así como sus familias y comunidades, quienes en última instancia se encuentran en los ‘bordes afilados’, sujetas a políticas y prácticas sobre las que no tienen control y poca o ninguna agencia en la configuración.

Tecnología y (Alternativas a) la Detención Migratoria

La detención migratoria y las alternativas a la detención (ATD) se han visto gravemente afectadas por el uso ampliado de tecnologías en los sistemas de gobernanza migratoria. Por ejemplo, ciertas tecnologías digitales utilizadas dentro del sistema penitenciario (por ejemplo, "prisiones inteligentes") ahora se están adoptando en el contexto de la detención migratoria. Mientras tanto, tecnologías como el monitoreo electrónico y el reconocimiento facial y de voz  están siendo utilizadas o exploradas por un número creciente de gobiernos, aparentemente como parte de sus esfuerzos por alejarse del uso generalizado de la detención migratoria y establecer ATD.  Aunque esto puede parecer un avance, estas tendencias plantean serias preocupaciones para IDC. 

La información sobre el uso de la tecnología en ATD (y su impacto sobre las personas) sigue estando limitada en gran medida a los datos de unos pocos países clave (específicamente Canadá, el Reino Unido y los Estados Unidos). Pero sabemos que un número cada vez mayor de gobiernos está contemplando la idea de emplear dicha tecnología, si es que aún no la está utilizando activamente. En la Unión Europea, por ejemplo, Dinamarca, Hungría, Luxemburgo y Portugal han establecido el uso del etiquetado electrónico en leyes o reglamentos administrativos. Turquía, por su parte, ha incluido el monitoreo electrónico en una lista de ATD autorizadas incluidas dentro de las reformas a la Ley de Extranjería y Protección Internacional realizadas en 2019 (pero aún por implementar).  

La membresía de IDC que trabaja con comunidades y personas afectadas por la detención o en riesgo de detención han expresado cada vez más su preocupación por el uso creciente de tales tecnologías en el espacio de la detención migratoria. Las personas en riesgo de detención migratoria son particularmente vulnerables a los usos indebidos de la tecnología digital; a menudo tienen un estatus migratorio precario y, por lo tanto, poca capacidad para hacer valer sus propios derechos si se abusa de la tecnología. 

En los próximos meses, IDC planea lanzar un flujo de trabajo centrado específicamente en el uso de tecnología y AI en la detención migratoria y ATD. En particular, nuestro objetivo es examinar:

Formas Alternativas de Detención y Detención de Facto

En general, la investigación hasta la fecha se ha centrado en cómo los Estados han utilizado las tecnologías digitales para restringir aún más las libertades de las personas, socavar sus derechos humanos y aumentar la vigilancia y la aplicación de normas. Esto ha sido denominado “tecno-carcelario” en el contexto del programa de ATD del gobierno canadiense y representa "el cambio de modos tradicionales de confinamiento a otros menos tradicionales, basados en tecnologías móviles, electrónicas y digitales”. Un informe sobre el Programa de Comparecencia de Supervisión Intensiva (ISAP) en los Estados Unidos indicó que sus componentes de monitoreo electrónico equivalen a una "detención digital."

A lo largo de los años, IDC ha advertido contra el uso de formas alternativas de detención, que son privación de libertad de facto, simplemente detención con otro nombre, y la posibilidad de que el término ATD sea cooptado y utilizado como cortina de humo para tales iniciativas. Específicamente con respecto al etiquetado electrónico, IDC lo ha dicho claramente

IDC clasifica el etiquetado electrónico como una forma alternativa de detención, en lugar de una alternativa a la detención, ya que restringe sustancialmente (y a veces niega por completo) la libertad y la libertad de movimiento, lo que lleva a la detención de facto. A menudo se usa en el contexto del derecho penal y se ha demostrado que tiene un impacto negativo considerable en la salud mental y física de las personas, lo que lleva a la discriminación y la estigmatización.

En términos más generales, los dispositivos de monitoreo electrónico representan una amenaza para la libertad personal como resultado de una mayor vigilancia y la recopilación indiscriminada de datos. También sabemos que las tecnologías de reconocimiento facial y de voz tienen una precisión cuestionable, especialmente para las comunidades racializadas, Esto puede conducir a errores que tienen consecuencias graves e irreversibles, incluida la detención, la deportación y la separación de familias y seres queridos. 

¿La Tecnología como una Forma de Mejorar el Diálogo y la Participación?

Sin embargo, también hay algunos informes anecdóticos de que el uso de tecnologías digitales en ATD puede tener algunos beneficios para las personas en movimiento. Un ejemplo notable es el cambio en el Reino Unido de las comparecencias en persona a las comparecencias por teléfono. Este enfoque se puso a prueba inicialmente durante la pandemia y luego se adoptó de manera más permanente, en gran parte debido a la incidencia sostenida de los grupos en campaña. IDC ha escuchado relatos de personas sujetas a requisitos de comparecencia de que este cambio ha ayudado a aliviar los requisitos de comparecencia en persona que son onerosos, costosos y perjudiciales para sus medios de sustento y educación. Además, lugares como las comisarías y centros de comparecencia a menudo provocan en las personas una mayor ansiedad por la posibilidad de volver a ser detenidas; es probable que el contacto físico limitado con dichos lugares tenga un impacto positivo en la salud mental y el bienestar de las personas.

Por supuesto, como afirmó uno de los grupos que hacen campaña por este cambio, "la comparecencia por teléfono en sí misma podría ser igualmente onerosa si se implementara sin cuidado". Es fundamental que las personas cuenten con los medios para comparecer de esta manera (por ejemplo, con apoyo para comprar un teléfono y crédito) y que las consecuencias de perder una llamada no sean duras; de lo contrario, este tipo de comparecencia puede tener impactos negativos en las personas. Además, si bien el uso de teléfonos es una forma de tecnología relativamente rudimentario, es importante que se eviten herramientas como el reconocimiento facial o de voz por las razones mencionadas anteriormente.

Experiencia Propia de "ATD" Basadas en Tecnología

El principal impulso de IDC para lanzar este nuevo flujo de trabajo sobre tecnología, detención migratoria y ATD proviene de nuestra membresía, particularmente de las experiencias y conocimientos de líderes con experiencia propia y organizadores comunitarios en el terreno con quienes nos relacionamos de manera continua. A través de este flujo de trabajo, en particular, esperamos explorar el impacto que esta tecnología está teniendo en la vida, el bienestar y el futuro de las personas. Desde nuestra fundación hace casi 15 años, IDC ha estado incidiendo por ATD como una forma de avanzar hacia sistemas de gobernanza de la migración que no utilicen la detención y, lo que es más importante, garantizar que las personas en movimiento tengan la agencia y la capacidad de participar significativamente en dichos sistemas.

Por lo tanto, esperamos entender no sólo cómo la tecnología puede ser perjudicial para las personas en movilidad, sino también si y cómo puede ayudar a aumentar la participación y el diálogo positivos y significativos. Esto ayudará a IDC a evaluar mejor cómo asociarse con otros para hacer retroceder ciertos tipos de tecnologías y también dónde las innovaciones podrían abrir oportunidades para las personas con experiencia propia en términos de mejoras en los servicios, la provisión de información y la comunicación. Esto incluirá observar el impacto de las tecnologías digitales a través de una mirada interseccional y comprender que las identidades diversas y entrecruzadas de las personas significan que sus experiencias con dichas tecnologías varían considerablemente.

Rendición de Cuentas y Debido Proceso

Por último, pero no menos importante, la cuestión de la rendición de cuentas y la cuestión distintiva pero relacionada del debido proceso, es algo que deseamos explorar a través de este programa de trabajo. El uso de AI y la tecnología en la esfera de la gobernanza migratoriaes notorio por su falta de transparencia, lo que es potencialmente muy perjudicial, en particular cuando se implementan métodos para las personas que luchan por acceder a sus derechos fundamentales y recursos legales. Además, las propias ATD pueden carecer de garantías clave que permitan el debido proceso. El derecho a apelar y revisar una decisión de detención a menudo se espera en detención (ya sea que se respete o no en la práctica), sin embargo, lo mismo no es necesariamente cierto cuando alguien es colocado en un programa de ATD. Cuando se imponen restricciones, incluidas las vinculadas a la tecnología digital, éstas deben estar sujetas a una revisión rigurosa y el derecho a apelar debe ser habitual.   

Cuando la tecnología se utiliza para aumentar la libertad de movimiento de la capacidad de acceso a la información de las personas, así como para aumentar su agencia y apoyar su empoderamiento, tiene el potencial de defender los derechos humanos y los estándares clave. Sin embargo, cuando el objetivo principal de las tecnologías digitales es ampliar la vigilancia y el monitoreo basado en la aplicación de normas de control migratorio, tiene el efecto contrario y conduce a la restricción de derechos y libertades. Desafortunadamente, dada la creciente tendencia de muchos estados en todo el mundo a adoptar sistemas de gobernanza migratoriabasados en criminalización, la coerción, el control y la disuasión, su creciente uso de tecnologías corre el riesgo de exacerbar lo que ya son sistemas restrictivos, perjudiciales y carentes de rendición de cuentas. 

IDC aprenderá y se basará en algunas de las excelentes investigaciones que ya existen y compilaremos recursos y desarrollaremos conocimientos para nuestra membresía y socios. Nuestra ambición es que, al plenamente abordar y comprender este problema, podamos apoyar el creciente movimiento para garantizar que el uso de la tecnología en el espacio de la detención migratoria y ATD no conduzca a una mayor erosión de los derechos humanos y la dignidad de las comunidades de personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo.

 

Escrito por Hannah Cooper Coordinadora Regional para Europa y Carolina Gottardo Directora Ejecutiva. IDC anima a cualquier persona interesada en colaborar con este flujo de trabajo a ponerse en contacto con nosotros; esperamos conectar con otras personas sobre este tema crucial.


Noticias del Programa Regional MENA de IDC

للغة العربية ، اضغط هنا

La Coordinadora Regional para MENA de IDC, Amera Markous, hizo una presentación recientemente en la 7a edición de la Escuela de Verano sobre Migración en Túnez, organizada por la OIM Túnez en asociación con el Instituto Nacional de Estudios Laborales y Sociales (INTES) en septiembre de 2022. El tema del foro fue "Niñez y Migración", IDC brindó una introducción integral a las opciones de cuidado alternativo para niñas, niños y adolescentes migrantes y presentó varios ejemplos de alternativas a la detención (ATD) de la región de Medio Oriente y norte de África (MENA), así como de otras regiones. La grabación en video de la intervención de IDC está disponible aquí en árabe. 

MENA Coordinadora Regional Amera Markous

La presentación se centró en el impacto de la detención en niñas, niños y adolescentes, como el daño severo a la salud física y mental de la niñez y el bienestar general. IDC también recordó a la audiencia que la detención siempre contraviene el interés superior de niñas, niños y adolescentes, según la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN). La Coordinadora Regional para MENA de IDC explicó el impacto positivo de ATD, con base en la evidencia y la investigación realizada por IDC en diferentes partes del mundo. Además, Amera destacó las prácticas prometedoras para poner fin a la detención migratoria de niñas, niños y adolescentes, que reflejan el papel de los gobiernos, las personas legisladoras, la sociedad civil, las agencias de la ONU y las comunidades locales, incluidos  líderes con experiencia propia de detención en la creación de una implementación de políticas para toda la sociedad y todo el gobierno de ATD que pueden proteger y defender los derechos de niñas, niños y adolescentes migrantes y refugiados. Dichos ejemplos se presentan en el informe reciente de IDC: Avanzando en el Terreno: Prácticas Prometedoras para Reducir y Poner Fin a la Detención Migratoria

 

Oportunidad de Desarrollo de Capacidades para la Sociedad Civil en MENA

En asociación con UNICEF, IDC organizó una capacitación sobre ATD en línea el 20 de octubre de 2022. La capacitación se centró en la detección, la evaluación, los mecanismos de derivación de niñas, niños y adolescentes, así como en la gestión de casos y las opciones de colocación comunitaria para niñas, niños y adolescentes. IDC cree que estos elementos críticos sirven como marco para identificar y desarrollar ATD basadas en los derechos. Esta capacitación tiene como objetivo fortalecer la capacidad de las organizaciones de la sociedad civil, así como reunir a una red de actores que trabajan en el ámbito de poner fin a la detención de niñas, niños y adolescentes migrantes en toda la región. 

A nuestra capacitación asistieron 50 participantes que trabajan en temas relacionados con niñas, niños y adolescentes refugiados y migrantes de más de 10 países en la región MENA. ¡Continúa siguiéndonos para futuras noticias!

 

Entrevista con un Miembro de IDC: Terre D’asile Túnez

IDC tiene como objetivo resaltar el trabajo crítico e importante para poner fin a la detención migratoria que están implementando los actores de la sociedad civil en la región MENA. El Programa MENA de IDC entrevistó recientemente a Sherifa Riahi, Directora de País de Terre D’asile Túnez para compartir perspectivas sobre estos esfuerzos en la región.

Terre D’asile Túnez se fundó en 2012 en Túnez como una sección de Terre d’Asile Francia. Su misión es mejorar la cohesión social, la protección y promover los derechos de las personas migrantes, refugiadas, solicitantes de asilo, menores de edad no acompañados y sobrevivientes de la trata de personas que viven en Túnez.

Desafíos a los que se enfrentan las personas migrantes y refugiadas en Túnez 

Sherifa explicó que el arresto y la detención de personas refugiadas continúa eventualmente. Además, existen prácticas discriminatorias por color de piel, etnia, clase social e idioma. Así como la detención arbitraria, la falta de un sistema de gestión de casos hace que la situación sea más desafiante. No existe una identificación adecuada de personas objeto de trata para garantizar la atención o evaluación adecuada de la edad de niñas, niños y adolescentes para garantizar la derivación a las autoridades de protección infantil.

Los servicios de interpretación son muy limitados, lo que significa que las personas migrantes no reciben información sobre sus derechos, detención o procesos migratorios complejos en idiomas que entiendan. Además, Túnez no financia los procesos de deportación, por lo que las personas que se enfrentan a la deportación deben pagar su propio retorno. 

El trabajo de Terre D’Asile y otras organizaciones de la sociedad civil

La sociedad civil tunecina trabaja para apoyar a las personas migrantes y refugiadas que enfrentan estas condiciones y situaciones preocupantes. Terre D’asile Túnez desempeña un papel importante en la implementación de diferentes mecanismos de apoyo a lo largo de la experiencia de las personas en Túnez. Terre D’asile Túnez brinda apoyo legal a las personas en detención, incluidas consultas legales, reportar malos tratos ante las instituciones públicas y, en particular, apoya los casos de detención de sobrevivientes de trata y niñas, niños y adolescentes. Terre D'asile Túnez también brinda asistencia social a las personas detenidas, a través de la entrega de artículos esenciales, como kits de higiene. 

Aspectos destacados en el período pasado

  • Terre d'Asile Túnez es parte del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria, junto con la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT), Avocats Sans Frontieres (ASF) y Forum Tunisien pour les Droits Economiques et Sociaux (FTDES). Este Grupo de Trabajo ha logrado recientemente la liberación de más de 25 personas en detención en Túnez. 
  • Terre d’Asile Túnez acaba de abrir una nueva guardería para niñas, niños y adolescentes migrantes y tunecinos en situaciones vulnerables. La organización lidera este proyecto y utiliza un enfoque de gestión de casos para brindar un apoyo personalizado que responda directamente a las necesidades de los menores de edad. Se completa una recepción y evaluación de necesidades inicial seguida de un plan de respuesta que aborda las necesidades más urgentes, así como apoyo a largo plazo para el desarrollo de sus vidas y su futuro. 

 

Crisis Socioeconómicas, Deportaciones y Muertes en la Ruta del Mediterráneo Oriental 

La actual crisis económica en el Líbano está empujando a cientos de personas a arriesgarse a cruzar el mar Mediterráneo para buscar seguridad en Europa. ACNUR afirma que el número de personas que abandonaron Líbano por mar casi se duplicó entre 2020 y 2021, y "la cifra volvió a aumentar en más del 70% en 2022... impulsada por el colapso financiero de Líbano, ya que las tasas de pobreza se han disparado entre la población de 6.5 millones". Estos movimientos también han sido impulsados por la creciente discriminación y el resentimiento hacia las comunidades de personas refugiadas en el Líbano y Turquía. En septiembre, 94 personas, incluidos 10 menores de edad, se ahogaron frente a las costas de Siria cuando un barco que transportaba a 250 personas partió del Líbano. En otro caso, un barco que transportaba a 250 personas partió del Líbano hacia Italia y quedó varado en el mar durante una semana sin alimentos ni agua hasta que fue rescatado por un barco de una ONG. En otro barco varado, una niña de cuatro años originaria de Siria, Loujin, murió de sed mientras esperaba ser rescatada en septiembre.  

Mientras las personas luchan por sobrevivir a estos viajes hacia la seguridad, Líbano anunció un plan para devolver a 15,000 personas refugiadas sirias cada mes a Siria, y Turquía propone deportar a 1 millón de personas al norte de Siria a través de deportaciones diarias. Las repatriaciones forzadas niegan la libertad y el asilo a las personas que pueden enfrentar persecución a su regreso, y también exacerban aún más el riesgo de detención migratoria para quienes buscan seguridad y paz. IDC apoya a nuestros aliados que trabajan para asegurar rutas seguras y legales para que las personas migren, lo que pone fin a la trágica pérdida de vidas que ocurre en el mar Mediterráneo. 

 

Controles Fronterizos y Externalización del Sistema de Asilo

Además de la situación crítica dentro de los centros de detención en Libia, incluidas las continuas violaciones a los derechos humanos, se informa con frecuencia sobre la intercepción y devolución forzosa de personas que intentan cruzar el mar Mediterráneo hacia Europa (leer nuestro boletín anterior para más información). Según la actualización marítima de Libia de la OIM, hasta septiembre de 2022, un total de 16,506 personas migrantes han sido arrestadas y devueltas a costas libias hasta la fecha de este año, 546 de las cuales eran menores de edad. 

Crecen los temores entre los activistas de que Italia aplique controles fronterizos más estrictos, niegue a las personas el derecho a solicitar asilo, y pueda planificar reformas para deslocalizar todo el proceso de asilo a terceros países. Además, un informe indica que este enfoque extraterritorial podría incluir el fortalecimiento del acuerdo Italia-Libia de 2017 y la exploración de acuerdos similares con otros países del norte de África. En la experiencia de IDC, los acuerdos que interceptan y devuelven por la fuerza a personas en movimiento, así como los acuerdos de procesamiento en el extranjero, pueden provocar una mayor erosión de los derechos y un mayor riesgo de detención migratoria para muchas personas. 

Pedimos urgentemente a los Estados europeos que cumplan con sus obligaciones en virtud del derecho internacional y garanticen que no se pierdan más vidas en el mar y que se respeten la libertad y los derechos de las personas mientras buscan seguridad y protección en Europa.

 

Excrito por Asma Nairi IDC MENA Oficial de Programas & Amera Markous IDC MENA Coordinadora Regional


Fortalecimiento de Capacidades para Proteger y Fomentar el Desarrollo de la Niñez y Adolescencia en Contextos de Movilidad

La movilidad de las personas de un territorio a otros es cada vez más frecuente, las formas en las que se mueven también se han transformado, en un pasado no muy lejano se trasladaban en pequeños grupos y de la manera más sigilosa posible; la mayoría de los integrantes eran hombres y la principal motivación era económica-laboral.

Ahora, las dinámicas migratorias son diversas, los factores de expulsión se han acrecentado y profundizado,  las personas se agrupan en caravanas y transitan así en las principales carreteras de los países hasta llegar a los puntos fronterizos; la migración tradicionalmente masculina ha ido perdiendo predominancia ante un incremento de mujeres en contexto de movilidad; y quizás estará de más decir que ha existido un incremento alarmante de niñez y adolescencia traspasando fronteras, sea como parte de un grupo familiar o en los peores casos solos o separados de su  madre, padre o tutores legales.

Este contexto demanda a los Estados y a los diferentes actores que los conforman, desarrollen mecanismos que permitan la atención y protección diferenciada a los diferentes perfiles que se encuentran inmersos en los “ires y venires” voluntarios o forzados que representan los procesos de movilidad; teniendo principal énfasis en aquellos que pueden ser mayormente vulnerables, como es el caso de la niñez y adolescencia, debiendo tener como fundamento de sus acciones el “interés superior” de esta población.

El interés superior de la niñez, de acuerdo al Comité de Derechos del Niño[1], es un derecho, un principio y una norma de procedimiento que exige adoptar un enfoque basado en los derechos, en el que colaboren todos los intervinientes, a fin de garantizar la integridad física, psicológica, moral y espiritual holísticas y promover la dignidad humana de la niñez, englobando dentro del término “niño” el carácter individual y general o como grupo, entendiéndose entonces el interés superior de la niñez como un derecho colectivo y como un derecho individual.

El Comité, también ha hecho alusión a la forma de aplicarse el interés superior de la niñez, refiriendo que la promulgación de disposiciones legislativas y de políticas públicas, así como la implementación de las mismas, requiere un proceso de valoración previa de los efectos sobre los derechos de la niñez, así como una evaluación posterior de las consecuencias reales de su aplicación[2].

En ese sentido, teniendo como base tanto el contexto de movilidad así como la doctrina y normativa internacional, se considera necesario dotar y fortalecer los conocimientos que posee el personal de las diferentes instituciones a nivel regional que intervienen en los procesos de atención y protección de la niñez y adolescencia en condiciones de movilidad, con el objetivo de realizar abordajes pertinentes, que respondan tanto a necesidades de índole humanitaria como también aquellas que inciden en el diseño intencionado de un proyecto de vida, con un enfoque de interés superior de la niñez y adolescencia.

Con el objetivo de coadyuvar a suplir las necesidades de desarrollo y fortalecimiento de habilidades técnicas del personal supra referido, en el marco de la XXVI edición de la Conferencia Regional sobre Migración (CRM), se ha realizado el Diplomado de Niñez y Adolescencia en Contexto de Movilidad, el cual tiene por objetivo fortalecer las capacidades técnicas de atención y protección del personal de instituciones que intervienen en los procesos de niñez y adolescencia en condiciones de movilidad.

Para el diseño del diplomado se partió de una propuesta generada desde el Grupo de Monitoreo Independiente de El Salvador (GMIES), la cual se robusteció con un proceso participativo y consultivo con la Organización Internacional para las Migraciones, la Coalición Internacional contra la Detención (IDC), Organización Internacional del Trabajo y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, así como con la representación de la Presidencia Pro-Tempore (PPT), de la Conferencia Regional para las Migraciones; esto propició contar con una visión holística, especializada y consensada de los diferentes organismos que desde su propia naturaleza abordan una o más aristas de la movilidad humana.

El Diplomado ha beneficiado a 41 personas de instancias públicas y de organizaciones no gubernamentales de 10 países de la Región Mesoamericana, quienes al culminar su formación recibirán la certificación de sus conocimientos por el Instituto Especializado "Doctor José Gustavo Guerrero", el cual ha facilitado en su plataforma el espacio idóneo para la transmisión y afianzamiento de los conocimientos, como por ejemplo clases expositivas sincrónicas que promueven espacios para consulta y retroalimentación; clases pregrabadas que ofrecen la ventaja de consumir los contenidos en el horario que mejor les convenga a los participantes, habilitando foros para evacuar consultas.

El diplomado ha sido dividido en tres módulos, que van de lo general hasta lo especializado, proveyendo conocimientos de atención inmediata y también de otros que permitan el acompañamiento y orientación para la obtención de proyectos de vida que coadyuven a alcanzar niveles de vida digna. Para un mejor enfoque se presentan un breve resumen de los contenidos de cada uno de los módulos:

MÓDULO I.

ACERCAMIENTO A LA REALIDAD DE LA NIÑEZ Y ADOLESCENCIA EN CONDICIONES DE MOVILIDAD.

Aborda el contexto regional sobre la realidad de la niñez y adolescencia en condiciones de movilidad, haciendo principal énfasis en las causas estructurales en los países de origen que motivan las movilizaciones, así como las características de la niñez y adolescencia en condiciones de movilidad.

También analiza las situaciones de vulnerabilidad. Profundiza en situaciones de riesgo como la trata de personas, tráfico ilícito de migrantes, discriminación por identidad indígena, pertenencia a la comunidad LGBTTTIQA+, detención migratoria, violencia sexual basada en género, entre otros.

Facilita algunas herramientas para identificar vulnerabilidades, con especial énfasis en técnicas de entrevista.

MÓDULO II.

PROTECCIÓN DE NIÑEZ Y ADOLESCENCIA EN CONDICIONES DE MOVILIDAD.

Profundiza en el marco jurídico internacional, regional y estándares para la protección a derechos humanos de la niñez y adolescencia en condiciones de movilidad: Normas mínimas de protección, asilo y apatridia, trabajo infantil.

 

Fortalece capacidades técnicas en mecanismos integrales de asistencia y protección a niñez y adolescencia en condiciones de movilidad: Aplicación del interés superior, acción humanitaria, salud mental y cuidados alternativos para niñas, niños y adolescentes no acompañados y separados.

MÓDULO III.

ECOSISTEMAS IDÓNEOS PARA EL DESARROLLO DE LOS PROYECTOS DE VIDA DE LA NIÑEZ Y ADOLESCENCIA EN CONDICIONES DE MOVILIDAD.

Teniendo en cuenta las diferentes dinámicas migratorias y los efectos que pueden llegar a causar en la niñez y adolescencia en condiciones de movilidad, presenta mecanismos de reintegración en países de origen de la niñez migrante retornada, así como mecanismos de integración en países de destino de la niñez migrante.

El módulo finalizará con un intercambio de buenas prácticas en protección y desarrollo para la  niñez migrante, en el que se expondrán la respuesta estatal y de sociedad civil ante la realidad actual.

 

El Diplomado concluyó el 13 de octubre del 2022.

[1] Organización de las Naciones Unidas, Comité de los Derechos del Niño, Observación general Nº 14 (2013) sobre el derecho del niño a que su interés superior sea una consideración primordial (artículo 3, párrafo 1). Aprobada por el Comité en su 62º período de sesiones, realizado del 14 de enero a 1 de febrero de 2013.

[2] Op. Cit.

 

Escrito por Pamela Anthuanee Franco, Grupo de Monitoreo Independiente de El Salvador (GMIES)


3 Estados Mexicanos Intercambian Prácticas Prometedoras en la Implementación de la Ruta de Protección Integral de Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes en Situación de Migración

En agosto, la Coalición Internacional contra la Detención, Asylum Access México, Kids in Need of Defense (KIND) y el Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI) convocaron a actores involucrados en la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes en movilidad a un espacio de reflexión e intercambio en la Ciudad de México. El objetivo del evento fue generar un espacio de intercambio de prácticas prometedoras y experiencias de trabajo de las autoridades y sociedad civil en la protección de derechos de niñas, niños y adolescentes en situación de migración.

Desde 2021, IDC y las organizaciones convocantes han trabajado con las autoridades de protección de Veracruz, Tabasco y Chiapas así como con los Centros de Asistencia Social públicos y privados y con las Organizaciones de la Sociedad Civil que se encuentran en esos estados. El  objetivo de este proyecto en conjunto es coadyuvar a la implementación de las leyes que prohíben la detención migratoria de niñas, niños y adolescentes y la adaptación de la Ruta de Protección Integral a nivel estatal.  Las acciones que se llevan a cabo con este objetivo incluyen la atención directa a casos, fortalecimiento de capacidades a los albergues así como a las autoridades de protección a la niñez y adolescencia y el apoyo técnico a los Sistemas de Protección locales para la conformación de las Comisiones de Protección para la adaptación e implementación local de la Ruta de Protección.

El evento de intercambio estuvo dirigido a autoridades de protección a niñas, niños y adolescentes en situación de migración, agencias internacionales y organizaciones de la sociedad civil para compartir aciertos y desafíos en la implementación de las leyes que prohíben la detención migratoria de niñez y adolescencia y de la Ruta de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en Situación de Migración[1] en los estados de Veracruz, Tabasco, Chiapas y Ciudad de México.

A través de dos paneles y tres mesas de trabajo, las personas asistentes compartieron conocimientos y experiencias sobre diversos temas, entre los cuales estuvo uno relacionado a la instalación de Comisiones de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes o Grupos de Trabajo a nivel local, también sobre herramientas prácticas para la protección de niñas, niños y adolescentes así como una interacción sobre Modelos de Cuidados Alternativos.

El objetivo del evento fue generar un espacio en el cual pudieran convenir las autoridades de protección así como los Sistemas de Protección de los estados para conocerse, dialogar sobre las acciones que realizan para la protección de la niñez migrante y generar acuerdos de trabajo conjunto. Los logros más destacados de este espacio fueron:

  1. Avances en la articulación de autoridades a nivel municipal-estatal-federal para la coordinación en la atención y protección de niñez y adolescencia migrante, incluyendo el establecimiento de diálogos y mecanismos de coordinación que no estaban presentes. 
  2. Reconocimiento del apoyo técnico y del acompañamiento a los municipios/estados por parte de las Organizaciones de la Sociedad Civil para la implementación de la Ruta de Protección a nivel estatal.
  3. Ampliar conocimiento sobre las prácticas prometedoras que se están implementando entre las personas participantes.  Por ejemplo, la Procuraduría de Protección de Tenosique compartió prácticas prometedoras en la atención a niñez y adolescencia migrante así como Aldeas Infantiles Comitán, quien compartió sobre el modelo de cuidados alternativos que implementa y que demuestra la efectividad de un espacio de puertas abiertas.

La percepción del evento de intercambio por parte de las personas participantes fue muy positiva. Se señaló la necesidad de generar espacios como este donde puedan conocer el trabajo de autoridades homólogas en otros estados así como la línea de trabajo desde las instituciones federales y  estatales  y cómo articular acciones en conjunto.

Como parte del seguimiento, desde el consorcio de organizaciones seguiremos trabajando en el fortalecimiento de capacidades y apoyo técnico a los Sistemas de Protección de los tres estados del proyecto para la implementación de la no detención de niñez y adolescencia en situación de movilidad y de la Ruta de Protección y  planteamos   tener un segundo espacio de intercambio de experiencias en el año 2023.

 

[1] La Comisión de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes Migrantes y Solicitantes de la Condición de Refugiado en el marco del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), acordó la elaboración de la Ruta de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en Situación de Migración en 2019. El objetivo de la Ruta es garantizar los derechos de la niñez y adolescencia en situación de migración, a través de la articulación y colaboración de las instituciones encargadas de su protección identificando los trechos de responsabilidad y acordando la forma en que deben coordinarse para lograrlo.

 

Escrito por Elizabeth Alvarez Asistente de Programa para las Américas


Uniéndonos para la Reunión Regional de la Comunidad de Práctica

Los días 9 y 10 de agosto de 2022, IDC organizó de forma presencial una reunión Regional de la Comunidad de Práctica (COP) en Kuala Lumpur. Un total de 13 participantes, representantes de Organizaciones de Sociedad Civil (OSC) que trabajan en la implementación e incidencia de Alternativas a la Detención (ATD) en Malasia, Indonesia y Tailandia se unieron a la sesión, siendo la primera reunión presencial desde la pandemia.

La reunión se planteó con varios objetivos:

  • brindar una oportunidad para el aprendizaje entre pares y el intercambio de los desafíos clave y las lecciones aprendidas para implementar e incidir por ATD, particularmente para niñas, niños, adolescentes y grupos en situación de vulnerabilidad;
  • aumentar la capacidad y la habilidad de la membresía participante para diseñar estrategias e incidir a favor de ATD al involucrarse con gobiernos, construir alianzas más fuertes en diferentes sectores y trabajar con líderes de personas refugiadas y comunidades afectadas por la detención migratoria. 
  • facilitar oportunidades para futuras colaboraciones entre países/bilaterales entre los miembros.
  • visualizar y sentar las bases para una plataforma de ATD regional sostenible entre miembros de la sociedad civil.

En estrecha conversación y colaboración colegas defensores de los derechos de las personas refugiadas,  participantes de la COP iniciaron debates sobre cómo conectar la incidencia nacional-regional-global, las personas participantes de Malasia e Indonesia indicaron interés en explorar la participación a nivel de la Asociación de Naciones de Asia Sudoriental (ASEAN), y las participantes de Malasia también desearon iniciar la participación de misiones diplomáticas, embajadas y la Comisión Nacional de Derechos Humanos de ese país. Por otro lado,  participantes tailandeses estaban interesados en elevar los problemas de las mujeres, las niñas, niños y adolescentes y las personas con diversidad de género que se ven afectados por la migración para mejorar su acceso a los servicios de apoyo sensibles al género a través del próximo informe paralelo de CEDAW.

Staff de IDC APAC conduciendo una sesión sobre reflejar el género en la incidencia e implementación de ATD

También hubo un interés sustancial y un debate en torno al liderazgo y la participación de personas con experiencia propia de la detención migratoria y las personas participantes reconocieron la necesidad de tener cambios sistémicos para garantizar que las personas con experiencia propia de detención den forma y lideren el trabajo y la incidencia en niveles distintos. En este sentido, discutimos las iniciativas actuales en Tailandia y Malasia y abrimos el micrófono para una sesión honesta de intercambio y debate sobre las relaciones entre las (OSC) y los líderes con experiencia propia de detención, en particular, alentando a ser conscientes de la táctica distractora en la participación de las personas refugiadas, en comparación con un compromiso significativo y mutuamente beneficioso.

Los participantes de las OSC también exploraron temas claves que les gustaría explorar más en la próxima Plataforma Regional de Aprendizaje entre Pares sobre ATD a la que se unirán representantes de los gobiernos de Nueva Zelanda y Australia, junto con los gobiernos de Malasia, Tailandia e Indonesia. Los temas de interés incluyeron la defensa de los derechos y la liberación de las personas con vulnerabilidades médicas, los beneficios de ATD para los gobiernos, los mecanismos para facilitar el acceso a la educación y la atención médica, y la inclusión de líderes con experiencia propia de detención, tanto en los espacios de las OSC como en los espacios gubernamentales.

Los participantes de la COP también realizaron análisis FODA para mapear los esfuerzos de incidencia actuales y explorar futuras áreas de trabajo.

Conforme el grupo avanzó, acordamos mutuamente coordinar nuestros esfuerzos de incidencia y explorar colaboraciones regionales a través de declaraciones conjuntas, campañas entre países y la incidencia utilizando mecanismos regionales. Después de todos estos años, reunirnos nuevamente en persona para compartir nuestras experiencias, fortalecer las redes y desarrollar estrategias en colaboración fue revitalizante tanto para la membresía de las OSC participantes como para la membresía del equipo de IDC involucrada. Aprendiendo unos de otros sobre nuestros logros y desafíos; y la planificación hacia la futura cooperación regional es un recordatorio de que el cambio sistémico puede hacerse realidad a través de una colaboración multilateral sostenida y coordinada.

Participantes de la Reunión Regional de la Comunidad de Práctica sobre ATD en agosto de 2022

 

Escrito por Hannah Jambunathan Organizadora de Comunidad y Participación de IDC - Malasia


Working to Uphold People’s Rights in the Digital Age of Migration Policy

IDC’s New Workstream on Technologies, Detention & Alternatives to Detention (ATD)

Whether we like it or not, when it comes to migration governance digital technologies are here to stay. From customer service portals to collection of biometric data, forecasting models to face recognition tools, over the past two decades such technologies have been increasingly used by governments across the world in the conception and design of their migration systems. The COVID-19 pandemic further accelerated this trend.

Yet, these types of technology are never neutral. There is no such thing as a technical ‘fix’ to a complex problem, and efforts by some to portray digital technology as the solution to human bias have been shown to be at best naïve, at worst dangerous. When Artificial Intelligence (AI) and digital technologies are employed, this is a political choice. But the people deciding rarely experience these policies themselves. It is people on the move, as well as their families and communities, who ultimately find themselves at the ‘sharp edges’, subject to policies and practices that they have no control over and little to no agency in shaping.

Technology & (Alternatives to) Immigration Detention

Immigration detention and alternatives to immigration detention (ATD) have been acutely impacted by the expanded use of technologies in migration governance systems. For instance, certain digital technologies utilised within the carceral system (e.g. ‘Smart Prisons’) are now being adopted in the context of immigration detention. Meanwhile, technologies such as electronic monitoring and facial and voice recognition are being used or explored by a growing number of governments, ostensibly as part of their efforts to move away from the widespread use of immigration detention and put in place ATD. While this may seem like progress, these trends raise serious concerns for IDC. 

Information surrounding the use of tech in ATD – and its impacts on people – remains largely confined to data from a few key countries (namely Canada, the UK and the USA). But we know that an increasing number of governments are contemplating the idea of employing such tech, if not already actively using it. In the European Union, for instance, Denmark, Hungary, Luxembourg and Portugal have all established the use of electronic tagging in law or administrative regulations. Turkey, meanwhile, has included electronic monitoring on a list of authorised ATD included within amendments to the Law on Foreigners and International Protection made in 2019 (but yet to be implemented).

IDC members working with communities and individuals affected by detention or at risk of detention, have been increasingly expressing concerns about the growing use of such technologies in the immigration detention space. People at risk of immigration detention are particularly vulnerable to the misuses of digital tech; they often have precarious immigration status and thus little ability to assert their own rights if technology is abused. 

Over the coming months IDC plans to launch a workstream focused specifically on the use of technology and AI in immigration detention and ATD. In particular, we aim to examine:

Alternative Forms of Detention & De Facto Detention

On the whole, research to date has focused on how States have used digital technologies to further restrict people’s liberties, undermine their human rights, and increase surveillance and enforcement. This has been labelled “techno-carcerality” in the context of the Canadian government’s ATD programme, and represents “the shift from traditional modes of confinement to less traditional ones, grounded in mobile, electronic, and digital technologies.” A report on the Intensive Supervision Appearance Programme (ISAP) in the USA stated that its electronic monitoring components amount to “digital detention.”

Over the years, IDC has warned against the use of alternative forms of detention – which are de facto deprivation of liberty, simply detention by another name – and the potential for the term ATD to be co-opted and used as a smokescreen for such initiatives. Specifically regarding electronic tagging, IDC has been clear:

IDC classifies electronic tagging as an alternative form of detention rather than an alternative to detention, as it substantially curtails (and sometimes completely denies) liberty and freedom of movement, leading to de facto detention. It is often used in the context of criminal law and has been shown to have considerable negative impacts on people’s mental and physical health, leading to discrimination and stigmatisation.

More broadly, electronic monitoring devices pose a threat to personal liberty as a result of heightened surveillance and indiscriminate data collection. We know, too, that voice and facial recognition technologies have questionable accuracy, especially for communities that are racialised. This can lead to mistakes that have serious and irreversible consequences – including detention, deportation, and the separation of families and loved ones.

Tech as a Way to Improve Engagement?

Yet there are also some anecdotal reports that the use of digital technologies in ATD can have some benefits for people on the move. One notable example is the shift in the UK from in-person reporting to telephone reporting. This approach was originally tested during the pandemic, and then adopted on a more permanent basis in large part due to sustained advocacy from campaign groups. IDC has heard accounts from people subject to reporting requirements that this shift has helped ease in-person reporting requirements that were onerous, expensive and disruptive to their livelihoods and schooling. Moreover, places such as police stations and reporting centres often cause people increased anxiety that they will be redetained; limited physical contact with such places is likely to have a positive impact on people’s mental health and wellbeing.

Of course, as one of the groups campaigning for this change stated, “[t]elephone reporting itself could be equally burdensome if implemented without care.” It is essential that people are provided with the means to report in this way (for instance with support to buy a telephone and credit), and that the consequences for missing a call are not harsh; otherwise, this type of reporting can have negative impacts on people. Moreover, whilst the use of phones is a relatively rudimentary form of technology, it is important that tools such as voice or face recognition are avoided for the reasons mentioned above.

Lived Experience of Tech-Based ‘ATD’

IDC’s main impetus for launching this new workstream on technology, immigration detention and ATD has come from our members, and in particular the experiences and insights of leaders with lived experience and community organisers on the ground who we engage with on an ongoing basis. Through this workstream, in particular, we hope to explore the impact that this technology is having on people’s lives, wellbeing, and futures. Since our founding almost 15 years ago, IDC has been advocating for ATD as a way of moving towards migration governance systems that do not use detention and – crucially – ensure that people on the move have the agency and the ability to meaningfully engage with such systems.

Therefore, we hope to understand not only how tech can be harmful to people on the move, but also if and how it can help to increase positive and meaningful engagement. This will help IDC to better assess how to partner with others to push back on certain types of technologies, and also where innovations might open up opportunities for people with lived experience in terms of improvements to services, information provision, and communication. This will include looking at the impact of digital technologies through an intersectional lens, and understanding that people’s diverse and intersecting identities mean that their experiences of such technologies vary greatly.

Accountability & Due Process

Last but not least, the question of accountability – and the distinct but related issue of due process – is one that we are hoping to explore through this programme of work. Use of AI and tech in the migration governance sphere is notorious for lacking transparency, which is potentially very harmful, particularly when methods are being implemented towards people who struggle to access their fundamental rights and legal recourse. Additionally, ATD themselves can lack key safeguards that allow for due process. The right to appeal and review a decision to detain is often expected in detention (whether or not it is respected in practice), however the same is not necessarily true when somebody is placed in an ATD programme. Where restrictions are imposed, including those linked to digital technology, these should be subject to rigorous review, and the right to appeal should be standard.

When technology is used to increase people’s freedom of movement and ability to access information, as well as to increase their agency and support their empowerment, it has the potential to uphold key human rights and standards. However, when the primary purpose of digital technologies is to expand surveillance and enforcement-based monitoring, it has the opposite effect and leads to the curtailment of rights and freedoms. Unfortunately, given the increasing tendency of many states across the world to adopt migration governance systems based on criminalisation, coercion, control, and deterrence, their growing use of technologies risks exacerbating what are already restrictive, harmful and unaccountable systems. 

IDC will learn and build upon some of the excellent research that already exists, and we will compile resources and develop insights for our members and partners. Our ambition is that, by getting to grips with this issue, we can support the growing movement to ensure that use of technology in the immigration detention and ATD space does not lead to a further erosion of human rights and dignity for migrant, refugee, and asylum seeking communities.

 

Written by Hannah Cooper IDC Europe Regional Coordinator and Carolina Gottardo IDC Executive Director. IDC would encourage anyone interested in collaborating on this workstream to get in touch with us; we look forward to connecting with others on this crucial issue.


Más allá del FEMI de 2022: ¿Qué sigue?

El Foro de Examen de la Migración Internacional (FEMI) en mayo de 2022 fue un momento crítico para conectar los esfuerzos de incidencia locales, nacionales, regionales y globales, y representó un hito clave para generar impulso hacia poner fin a la detención migratoria de niñas, niños y adolescentes y priorizar las alternativas a la detención (ATD). También presentó una oportunidad para que el sector de la migración dé forma a la narrativa global de la incidencia de la sociedad civil y establezca una base para centrarse en los derechos de las personas migrantes y el cambio a nivel nacional para el próximo ciclo de cuatro años antes del próximo FEMI en 2026, como se comentó en Enfoque de IDC durante el FEMI y más allá

La Directora Ejecutiva de IDC Carolina Gottardo moderando la Mesa Redonda 2 de la IMRF

Desde la adopción del Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular (GCM) en diciembre de 2018, se ha logrado una increíble cantidad de trabajo para aprovechar la adopción del GCM bajo un enfoque de toda la sociedad, incluyendo grupos y organizaciones de la sociedad civil, gobiernos, autoridades locales, agencias de la ONU y otras partes interesadas. Por ejemplo, la Red de las Naciones Unidas sobre la Migración se estableció en el 2018 "para asegurar el apoyo efectivo, oportuno y coordinado de todo el sistema de las Naciones Unidas a los Estados Miembros" en sus esfuerzos por implementar el GCM. Construir un sistema de apoyo funcional a nivel nacional, regional y global ha sido una prioridad clave para la Red de las Naciones Unidas sobre la Migración durante los últimos cuatro años. 

Dentro de la Red de las Naciones Unidas sobre Migración, IDC se enorgullece de codirigir, con ACNUR y UNICEF, el Grupo de Trabajo sobre ATD que tiene la tarea de promover el desarrollo y la implementación de ATD no privativas de libertad basadas en los derechos humanos en el contexto de la migración, en línea con el Objetivo 13 del GCM. Los miembros del Grupo de Trabajo incluyen representantes de organizaciones de la sociedad civil, comunidades de personas migrantes, jóvenes, gobiernos locales y agencias de la ONU que trabajan en temas de detención migratoria y ATD en todo el mundo. El Grupo de Trabajo ha desarrollado un conjunto de lineamientos técnicos y panorámicos sobre ATD, y ha dirigido, en colaboración con los gobiernos de Tailandia, Portugal, Colombia y Nigeria, tres intercambios globales de aprendizaje entre pares sobre ATD en los últimos años. IDC también codirige el Grupo de Trabajo sobre ATD de la Red de las Naciones Unidas sobre la Migración en Asia Pacífico, así como grupos de trabajo a nivel nacional para implementar el Objetivo 13 del GCM. Estos esfuerzos, como vincular iniciativas nacionales, regionales y globales, son parte de un movimiento a largo plazo para reducir y, en última instancia, poner fin a la detención migratoria y dieron como resultado que la detención y las ATD sean prioridades clave para que los Estados las aborden durante el FEMI (consultar también la rueda de prensa del FEMI) por el Presidente de la Asamblea General para conocer más sobre las prioridades, incluidas las ATD.  

¿Qué sucedió realmente en el FEMI?

Durante el FEMI, algunos Estados, incluidos Colombia, México, Alemania y Tailandia, entre otros, se comprometieron a poner fin a la detención migratoria de niñas, niños y adolescentes y promover las mejores prácticas en este tema. IDC apoyó en la redacción de algunos de estos compromisos globales, que fue un proceso que ejemplifica la importancia de la incidencia, la colaboración y el involucramiento estratégico del gobierno de forma sostenida a nivel global, nacional y local, así como los principios de los enfoques de todo el gobierno y toda la sociedad del GCM.  La Red de las Naciones Unidas sobre Migración ha creado El Tablero de Compromisos para cotejar los compromisos de los Estados en la implementación del GCM. ¡Revisa y ve si tu gobierno ha hecho un compromiso!

Con respecto a la detención migratoria y ATD, ambos temas se presentaron ampliamente en las discusiones de los Estados y de múltiples partes interesadas a lo largo del FEMI. Esto incluyó comentarios sobre las preocupaciones acerca del uso creciente y agresivo de la detención migratoria en muchas regiones del mundo, así como un análisis del progreso que se está logrando para promover ATD más ampliamente y trabajar para poner fin a la detención migratoria de niñas, niños y adolescentes. En particular, la detención migratoria de niñas, niños y adolescentes fue una pieza central de la discusión relacionada con la detención y resultó ser bastante cuestionada en las negociaciones y la eventual adopción de la Declaración de Progreso del FEMI de 2022. Aunque el GCM en sí mismo incluye compromisos accionables para trabajar hacia poner fin a la detención migratoria de niñas, niños y adolescentes, algunos Estados intentaron suavizar este compromiso a través de las negociaciones de la Declaración de Progreso. Sin embargo, a través de la incidencia de múltiples niveles y múltiples partes interesadas de IDC y sus socios en el FEMI, y el esfuerzo de algunos países defensores, el tema se avanzó en la Declaración de Progreso e incluyó la determinación de los Estados a "considerar, a través de mecanismos apropiados, el progreso y los desafíos al trabajar para poner fin a la práctica de la detención de niñas, niños y adolescentes en el contexto de la migración internacional.” 

Mensajes clave del FEMI

Para IDC, el marco para avanzar más allá del FEMI de 2022 implicará la coordinación de una agenda de múltiples niveles que utilice el impulso nacional, regional y global para generar cambios sobre el terreno y que ponga al centro los derechos de las personas migrantes en todos los esfuerzos de implementación del GCM. Particularmente clave para IDC en el próximo periodo, en nuestro papel como coordinador del aprendizaje entre pares de múltiples niveles, es garantizar la conexión, la coherencia y la coordinación entre los esfuerzos nacionales, regionales y globales, lo que nos permitirá mejorar los enfoques de todo el gobierno y toda la sociedad en aras del cambio. Los mensajes clave del FEMI de 2022 que respaldarán y guiarán nuestro trabajo en todos los niveles incluyen:

1. Visibilidad global de la detención migratoria y ATD

Después de mucha agitación política en varios procesos globales y regionales a lo largo de los años, abordar el uso de la detención migratoria, trabajar para poner fin a la detención migratoria de niñas, niños y adolescentes y la promoción de ATD ahora son componentes sólidos de la agenda global de migración a través del GCM. Esta es una victoria importante y es el resultado del involucramiento estratégico sostenido y el cambio narrativo realizado por muchos actores en varios espacios. El próximo paso es usar esta afirmación global para mejorar y aprovechar la acción nacional y el cambio que resulte en una protección tangible de los derechos de las personas migrantes hacia un mundo sin detención migratoria.

2. El aprendizaje entre pares de múltiples niveles como un enfoque clave

A través del Grupo de Trabajo sobre ATD de la Red de las Naciones Unidas sobre Migración y las Plataformas regionales como la Plataforma Estatal Regional en Asia Pacífico, IDC y sus socios han coordinado y liderado procesos de aprendizaje entre pares para actores gubernamentales a lo largo de muchos años. IDC avanzó esta metodología particular a nivel local, nacional, regional y global a través del desarrollo de comunidades de práctica. Este método ahora se ha integrado en la Declaración de Progreso y se ha reconocido oficialmente como un mecanismo para analizar el progreso, "...hace un llamado a la Red para que coopere con los Estados Miembros y las partes interesadas relevantes para fortalecer la colaboración, el aprendizaje entre pares, el involucramiento y los vínculos a nivel global, regional, nacional y local." 

3. Centrar el liderazgo de grupos de base y personas con experiencia propia

Aunque se han realizado esfuerzos intencionados para abordar los limitados mecanismos adecuados para involucrar a la sociedad civil, en particular a las personas y comunidades directamente afectadas, en los procesos globales y de la ONU, este es un problema sistémico que requiere una solución sistémica. Se requiere todo un cambio de mentalidad con respecto al liderazgo, la equidad y la rendición de cuentas para transformar estos sistemas y garantizar una participación y representación significativas en el futuro. Como se comentó en el artículo de IDC en Spotlight Report on Global Migration, “Las personas migrantes dan vida a estos problemas y son clave para lograr esta transformación necesaria en colaboración con diferentes partes interesadas, incluidos los aliados gubernamentales. Para poner fin a la detención migratoria, necesitaremos la misma perseverancia y determinación que aquellos que han sobrevivido a la detención. Y si trabajamos juntos con solidaridad, comprensión y con un deseo genuino de hacer un cambio, podemos lograrlo (página 19).” 

Avanzando

IDC, junto con nuestros miembros y socios en el próximo período, se centrará en garantizar la implementación de los compromisos hechos en el FEMI, al ampliar la incidencia para poner fin a la detención migratoria más allá de poner fin a la detención de niñas, niños y adolescentes, seguir conectando las agendas locales, nacionales, regionales y globales, facilitar y coordinar espacios estratégicos de aprendizaje entre pares y centrar el liderazgo de las personas con experiencia propia de detención en todos nuestros esfuerzos. 

El enfoque de la Red de las Naciones Unidas sobre Migración hacia el futuro será la implementación nacional, incluido el desarrollo de planes nacionales de implementación por parte de los gobiernos. Como tal, todos nuestros roles en la actualización del GCM son más importantes ahora que estamos más allá del FEMI de 2022. Como sociedad civil, debemos estar preparados para organizar, involucrar e incidir para garantizar que los gobiernos cumplan con sus compromisos del GCM sobre el terreno. Habrá una Reunión Anual de la Red de las Naciones Unidas sobre Migración en octubre de 2022, donde se discutirán estas prioridades y se desarrollará un nuevo plan de trabajo para la Red con el aporte de la sociedad civil y otros actores. Además, IDC tiene como objetivo mejorar el espacio de intercambio del Grupo de Trabajo sobre ATD al rediseñarlo para conectar de manera más efectiva los niveles nacional, regional y global a fin de aumentar nuestra capacidad colectiva para dar vida al GCM. Esto implica crear una membresía más diversa y dinámica para el Grupo de Trabajo en el próximo período. Además, continuaremos nuestro trabajo como líderes en conjunto del Grupo de Trabajo sobre ATD en Asia Pacifico y con las Redes Regionales en otras regiones; y también continuaremos codirigiendo grupos de trabajo relevantes y participando en los esfuerzos nacionales de la Red de las Naciones Unidas sobre Migración en los países defensores seleccionados del GCM. La clave de esta agenda será la coordinación y la conexión efectivas entre las iniciativas nacionales, regionales y globales con el objetivo de implementar el Objetivo 13 y promover ATD para, en última instancia, poner fin a la detención migratoria. Comunícate con la Coordinadora de Incidencia Global de IDC, Silvia Gómez, en [email protected] para obtener más información y explorar las posibilidades de involucramiento.

Por último, cuatro meses después del IMRF, IDC será el anfitrión de un evento el 21 de septiembre de 2022, para publicar nuestro informe de mapeo global Avanzando en el Terreno: Prácticas Prometedoras para Reducir y Poner Fin a la Detención Migratoria y nuestro informe de Asia Pacífico Immigration Detention and Alternatives to Detention in the Asia Pacific Region, que fue desarrollado en colaboración con la Red Regional de las Naciones Unidas sobre Migración para Asia y el Pacífico bajo la coordinación de la Red de las Naciones Unidas sobre Migración.

SUSCRÍBETE y únete a nosotros para escuchar a expertos a nivel local, nacional, regional y global sobre cómo usar esta nueva investigación para ampliar las ATD basadas en derechos y avanzar en la incidencia para reducir y, en última instancia, poner fin a la detención migratoria, incluso apoyando una mejor implementación del Pacto Mundial para la Migración (GCM). Habrá interpretación en español disponible.

 

 

Escrito Por Carolina Gottardo Directora Ejecutiva, Silvia Gómez Coordinadora de Defensa Global & Mia-lia Boua Kiernan Coordinadora de Comunicaciones y Compromiso


Monitoreo sobre la situación de la niñez y adolescencia migrante en Chiapas, Tabasco y Veracruz, México

La oficina de IDC regional de las Américas se encuentra elaborando una investigación sobre la situación de la niñez y adolescencia migrante en la frontera sur de México, uno de  los objetivos de dicha investigación es confirmar si después de la reforma de 2020 que prohibió la detención de menores de 18 años en las estaciones migratorias, ya las niñas, niños y adolescentes no son privados de su libertad por su condición migratoria.

Hace unos días fueron presentados en la Ciudad de México los primeros avances del monitoreo, cuyas dos premisas de investigación son:

Saber si las autoridades locales conocen la Ruta de Protección Integral de niñas, niños y adolescentes migrantes que fue creada en 2019 por una comisión federal.

Verificar si se está aplicando la Reforma a la Ley de Migración, que establece la prohibición de ingresar a las estaciones migratorias a niñas, niños y adolescentes, acompañados y no acompañados.

La metodología de la investigación planteó como primer paso realizar solicitudes de información pública y así tener respuestas oficiales con datos e insumos de las autoridades que participan de la ruta y la atención a esta población. 

Como segundo paso se realizaron visitas in situ a tres estados del sur de México para llevar a cabo entrevistas con autoridades y conocer en la práctica la manera y procedimientos de trabajo, así como sus fortalezas y debilidades, pero sobre todo cotejar los datos oficiales con la realidad.

Hallazgos

En las visitas se ha corroborado el poco conocimiento de la Ruta entre las autoridades estatales y municipales, aunque vale la pena señalar que todos tienen un procedimiento de atención, pero alejado de lo que la Ruta federal pretende, sobre todo en el tema de comunicación y coordinación interinstitucional, por ello se advierte la importancia de implementar rutas estatales.

Se advierte la urgente necesidad de fortalecer a las Procuradurías Estatales y Municipales de Protección, quienes cuentan con muy pocos recursos humanos y materiales para atender las obligaciones que la ley les mandata, prueba de ello es que agencias internacionales como UNICEF y ACNUR se encuentran pagando salarios de quienes integran equipos multidisciplinarios para realizar atenciones y diagnósticos para determinar el interés superior de la niñez.

No existe capacidad suficiente en los Centros de Asistencia Social (albergues) para recibir a la niñez y adolescencia que canaliza el Instituto Nacional de Migración, esto no permite que se cumpla cabalmente con la reforma y aunque a finales del año pasado y principios de este se abrieron posibilidades de financiamiento, no ha sido suficiente y lo que se ha habilitado es bajo la perspectiva de recibir a la niñez y de forma muy inmediata retornarlos a su país de origen, sin perspectiva de protección de derechos.  

Uno de los principales y sorprendentes hallazgos es que al no tener capacidad para recibir a los niños, niñas y adolescentes la pregunta es ¿dónde permanecen estos? Y la respuesta es en las llamadas “oficinas de canalización” que el INM creo para este efecto, lugar en donde las niñas, niños y adolescentes pueden permanecer durante todo el tiempo que tarde en resolverse su procedimiento administrativo migratorio, o bien hasta que sean canalizados a las autoridades de protección y en gran parte de los casos sin que se realice un diagnóstico de su situación y por ende se determine su interés superior. Esto incumple flagrantemente con la reforma a la ley de migración pues en los estados de la investigación estos espacios están junto a las estaciones migratorias y dependen del mismo Instituto Nacional de Migración. Esto teniendo en cuenta que la reforma prohíbe habilitar espacios para que se detenga a la niñez y adolescencia, justificando entonces bajo un argumento gramatical que la niñez y adolescencia no permanece en las estaciones.

Por último, vale la pena señalar que de las entrevistas con los Consulados de Guatemala y Honduras en la región, reconocen la importancia de la reforma pero tienen preocupación que en la aplicación no se tenga la capacidad institucional para atender el total de niñez y adolescencia asegurada.

En terreno todas las autoridades son conscientes de las prácticas y de las grandes carencias para la atención, esperando apoyo y acompañamiento. En este tema se advierte que en las autoridades que se han acompañado de organizaciones como IDC, el trabajo y avance es muy considerable comparado con el resto de autoridades que tiene mayores resistencias y no han abierto esta colaboración. 

Estos hallazgos servirán para realizar una segunda etapa de incidencia en los tres Estados y aspirar a lograr mejores prácticas.

 

Escrito por Pablo Loredo IDC Americas Monitoring & Evaluation Officer


Congresistas y Sociedad Civil Visitan Chiapas, México

El Estado de Chiapas se encuentra en el sureste de México y comparte frontera con Guatemala. La Ciudad de Tapachula es uno de los 118 municipios del estado, y cobija una dinámica migratoria principalmente de tránsito, pero también de destino temporal o permanente para quienes buscan mejores oportunidades y salvaguardar su vida. 

Esta ciudad fue la sede que el Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos del Sureste Mexicano, el Grupo de Acción para la No Detención de Personas Refugiadas y el Grupo de Trabajo sobre Política Migratoria eligieron para visibilizar ante personas congresistas de México, el estado que guardan los derechos de las personas migrantes y sujetas de protección internacional, a partir de cuatro ejes: 

  1. la militarización de las fronteras y de los controles migratorios,
  2. el acceso irrestricto de derechos humanos,
  3. la situación de niñas, niños y adolescentes, y 
  4. la privación de libertad por razones migratorias.

Tres días de reuniones con actores gubernamentales, agencias de Naciones Unidas, academia y sociedad civil, así como visitas a centros de detención (Estaciones migratorias o estancias provisionales), albergues, estaciones migratorias y entidades de gobierno, bastaron para confirmar la necesidad de que el gobierno de México, a través de reformas legislativas aprobadas por el Poder Legislativo a nivel federal y estatal, realice reformas a los marcos normativos para tener una política migratoria y de asilo, de inclusión y de respeto a los derechos humanos. 

Entre las principales preocupaciones de la visita destacan:

  1. La situación de vulnerabilidad de las personas migrantes y sujetas de protección internacional, sobre todo niñas, niños, adolescentes, mujeres, personas de la comunidad LGBTTTIQA+
  2. El impacto de la militarización y la presencia de la Guardia Nacional en acciones de control migratorio
  3. La ausencia de instituciones responsables de la garantía de derechos en los espacios de control y verificación migratoria como la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes y la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados
  4. La poca disponibilidad de información y los obstáculos para acceder a procesos de regularización migratoria y de reconocimiento de la condición de refugiadas

La situación de los centros de detención sigue siendo de gran preocupación ya que las condiciones de vida de las personas migrantes y sujetas de protección internacional se mira deteriorada por la falta de condiciones dignas, la falta de información, pero sobre todo por el aislamiento y la falta de respuesta expedita sobre sus procedimientos. Asimismo, fueron evidentes las dificultades a las que se enfrentan las organizaciones de la sociedad civil para realizar su labor de acompañamiento y monitoreo en centros de detención. 

Los temas a los que se dará seguimiento con las personas congresistas en el próximo periodo de sesiones serán:

  • Armonización legislativa bajo los más altos estándares de protección a los derechos humanos. 
  • Eliminación de las facultades de la Guardia Nacional en materia de control y vigilancia migratoria.
  • Garantizar que personas solicitantes de protección internacional no tengan que estar privadas de libertad esperando la resolución de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados. 
  • Fortalecer presupuestalmente al sistema de protección de niñas, niños y adolescentes para garantizar la evaluación y la determinación del interés superior de la niñez y la elaboración de planes de restitución de derechos individualizados y bajo los más altos estándares de protección.
  • Robustecer la capacidad de respuesta de entidades como salud, trabajo, educación, justicia, registro civil, entre otras, para incluir a la población migrante y sujeta de protección internacional en las acciones de gobierno estatal y municipal.
  • Establecer mecanismos eficientes de colaboración y canalización interinstitucional y trasnacional entre autoridades, agencias de naciones unidas y sociedad civil a nivel regional.
  • Promoción y/o fortalecimiento de controles parlamentarios que permitan a las personas congresistas conocer el nivel de cumplimiento de los marcos normativos aprobados en el Congreso, particularmente lo relacionado a niñez y adolescencia migrante

En el mes de septiembre 2022 se llevará una visita similar en el Estado de Chihuahua, concretamente en Ciudad Juárez con cuatro ejes de reflexión y observación: 

Política binacional México-Estados Unidos.

Seguridad Nacional y Pública versus Seguridad Humana.

Infancia y adolescencia migrante y sujeta de protección internacional.

Espacios de alojamiento. 

En el Grupo de Trabajo sobre Política Migratoria estamos convencidas que el Congreso mexicano a nivel federal y estatal, tienen una responsabilidad, para que a partir de modificaciones a marcos normativos se garanticen medidas de no repetición de violaciones a derechos humanos, como las acontecidas recientemente en el Estado de Chiapas y Texas, en donde personas migrantes al buscar alternativas para evadir los controles migratorios, encontraron la muerte y la desolación.

Escrito por Melissa Vertiz, Grupo de Trabajo Sobre Política Migratoria y Socia de IDC