En septiembre del 2019, el Gobierno argentino anunció su decisión de levantar la prohibición de reingreso al país de Vanessa Gómez Cueva, permitiéndola reunirse con sus hijos de 6 y 14 años.

 

Por más de 7 meses, Vanessa y su familia, apoyados por organizaciones de la sociedad civil, lucharon contra la prohibición de reingreso después de un procedimiento de expulsión que no había respetado los derechos a la libertad personal y la unidad familiar, ni el interés superior del niño.

 

Lamentablemente, la situación de Vanessa es caso testigo de la vigente política migratoria de Argentina centrada en la restricción y el control. Por eso, IDC acompañó a otras organizaciones nacionales e internacionales en expresar nuestra inquietud por el caso y destacar la necesidad de anular la medida de prohibición de reingreso.

 

En una carta dirigida al Ministro del Interior, Consejero Ministerio de Relaciones Exteriores y el Director Nacional de Migraciones, IDC destacó el preocupante retroceso en la política migratoria manifiesto en el caso:

El anuncio del gobierno argentina de levantar la prohibición de reingreso se hizo en el 31º Período de Sesiones del Comité de Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares, realizado en Ginebra. Este mismo órgano de las Naciones Unidas ha instado al Estado argentino a derogar y suspender la aplicación del DNU 70/2017que modifica la ley de migraciones, así como a revisar los demás casos de expulsión que derivan del DNU. IDC urge al gobierno argentino a aplicar estas recomendaciones de manera prioritaria, ya que la resolución del caso de Vanessa muestra el camino que se debe tomar para modificar la política migratoria actual.

 

Leer el el comunicado del CELS sobre el caso de Vanessa