El Congreso Mexicano Reafirma los Derechos de la Niñez

El pasado jueves 29 de septiembre,  389 miembros del Congreso de México declararon de forma unánime que la detención por razones migratorias no debe ser utilizada para niñas, niños y adolescentes. Este momento histórico   se materializó luego de más de una década de incidencia en varios niveles y la colaboración entre organizaciones de la sociedad civil, socios internacionales, autoridades  y comunidades.   

México ha luchado durante mucho tiempo con la contradicción moral de detener a decenas de miles de niños migrantes y refugiados, en su mayoría de Centroamérica, al mismo tiempo que asume un papel de liderazgo en las negociaciones regionales e internacionales para poner fin a la detención migratoria de niños y exigir alternativas  basadas en la comunidad. En 2018, el gobierno mexicano lideró la redacción y promoción de estos compromisos de avances significativos en el marco del Pacto Mundial sobre Migración y enseguida estableció el Grupo de trabajo sobre las alternativas a la detención para niñas, niños y adolescentes coordinado por la Unidad de Política Migratoria de su Secretaría de Gobernación.  

Diputada Nayeli Arlen Fernández Cruz: “La armonización de la Ley de Migración y de la Ley de Refugiados en materia de infancia migrante con lo dispuesto en la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, es fundamental para garantizar que ningún menor sea detenido de manera arbitraria en alguna de las estaciones migratorias con las que cuenta nuestro país….Con esto, se atienden las recomendaciones internacionales relativas a la no privación de la libertad de menores por motivos migratorios, asumiendo que las determinaciones sobre la prevalencia del interés superior de la niñez deben recaer en una autoridad diferente a la migratoria.”

El primer cambio importante se produjo en 2014, inmediatamente después de una colaboración pionera en la promoción conjunta realizada por grupos de derechos de las personas migrantes y la niñez en México. Este trabajo colaborativo involucró alianzas clave con UNICEF y ACNUR, la Campaña Global ¡Alto a la Detención de Niñ@s Migrantes! de IDC, audiencias ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, así como recomendaciones claras a México de la CIDH y el Comité de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño. La nueva legislación de 2014 estableció un sistema nacional de protección para todos los niños, niñas y adolescentes, independientemente de su situación migratoria, junto con reglamentos que prohíben específicamente su confinamiento en centros de detención migratoria.

La legislación de 2014 abrió oportunidades para la colaboración con autoridades migratorias en el primer exitoso programa piloto de alternativas a la detención y programas de seguimiento que demostraron la manera en que los niños y las familias pueden recibir apoyo para vivir en la comunidad mientras participan en su proceso de migración o asilo en curso.

A medida que la reforma a la Ley de Migración retrasó su actualización con estos importantes cambios de política, persistieron obstáculos críticos para garantizar el derecho a la libertad de niñas, niños y adolescentes migrantes y refugiados en México. En 2018, IDC y sus miembros presentaron oportunidades para que la nueva administración de México fortalezca las alternativas que limitarían el uso de la detención migratoria.  

Esto incluyó la inversión en programas conjuntos entre las autoridades y la sociedad civil que defenderían los derechos de los migrantes y al mismo tiempo cumplirían con los requisitos estatales. Mientras tanto, los casos de detención de niñas, niños y adolescentes por motivos migratorios se dispararon exponencialmente en los últimos tres años, incluso en condiciones de pandemia de 2020, más del 90% continúan siendo deportados a sus países de origen sin la revisión apropiada ni la evaluación adecuada de su interés superior.

A lo largo de este tiempo, IDC y sus miembros Asylum Access Mexico, Instituto de las Mujeres en la Migración y muchos otros participaron activamente en el Grupo de Trabajo sobre Política Migratoria para promover y capacitar a los legisladores sobre la naturaleza urgente e importante de las propuesta de reforma a la ley ante la Cámara de Diputados del Congreso mexicano. La decisión unánime de la semana pasada es un testimonio de la fuerza de quienes creen que México ciertamente puede cerrar la brecha entre el discurso y la realidad y salvaguardar la vida de miles de niñas, niños y adolescentes migrantes y refugiados que huyen de Centroamérica en busca de paz y seguridad.

Gisele Bonnici, Coordinadora Regional para las Américas, IDC: “ IDC continuará promoviendo y apoyando la implementación práctica de alternativas efectivas y apropiadas para los niños, niñas y adolescentes migrantes y refugiados en conjunto con nuestros socios en México. Nuestro objetivo es que ningún niño, ya sea que viaje acompañado o no acompañado, sea detenido durante cualquier periodo de tiempo por motivos migratorios.”

El nuevo compromiso legislativo de México para poner fin a la detención migratoria de niñas, niños y adolescentes exigirá una implementación efectiva, dotada de recursos y justa en todo el país. Significará que las autoridades nacionales migratorias ya no tienen la responsabilidad de tomar decisiones sobre los niños migrantes; esto ahora dependerá exclusivamente de las autoridades nacionales de protección a la infancia que son las más indicadas para garantizar su bienestar de acuerdo con su interés superior.  

En este sentido, IDC elogia los avances positivos plasmados en la adopción de la Ruta de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes Migrantes y los esfuerzos importantes para fortalecer su coordinación e implementación a nivel estatal y local. Estas acciones constituyen bases sólidas de política pública sobre las cuales construir un sistema nacional de canalización para la niñez migrante y refugiada en México que incluye la detección, evaluación y colocación en modelos de cuidados alternativos con procesos adecuados de gestión de casos. Actualmente, IDC ocupa un lugar en la Comisión Nacional para la Protección de la Niñez Migrante y brinda orientación técnica para la implementación del Protocolo a nivel estatal a los estados de Baja California, Coahuila, Sonora, San Luis Potosí, Zacatecas, Jalisco, Tlaxcala, Chiapas, y otros. Con pocos recursos, IDC y sus socios han podido apoyar el desarrollo de estructuras a nivel base para proteger a los niños, niñas y adolescentes migrantes y refugiados, tales como modelos de cuidados alternativos, y crear procesos para que las autoridades compartan metodologías, estrategias y aprendizajes.

IDC es una organización mundial con una cosmovisión localizada y deseamos continuar nuestro trabajo con socios locales, incluyendo a las autoridades mexicanas, UNICEF, ACNUR, OIM y otras agencias para garantizar que el presupuesto y las estructuras estén establecidos para cumplir con este nuevo y crítico mandato legislativo.

 

Texto traducido por Sandra Gancz


¡Nuestra Nueva Directora Ejecutiva!

Carolina Gottardo

 

Carolina es una reconocida experta en migración mundial con una poderosa visión estratégica y llega a IDC con una amplia experiencia en múltiples niveles de incidencia. Ha ocupado puestos de dirección senior y ejecutiva durante los últimos 15 años, incluidos puestos de Directora Ejecutiva en Jesuit Refugee Services (JRS) Australia y Latin American Women’s Rights Service en el Reino Unido. Más recientemente en JRS Australia, Carolina lideró a la organización a través de un momento extraordinariamente desafiante para los refugiados, las personas solicitantes de asilo y los migrantes en situaciones vulnerables. Fundó programas nuevos e innovadores para mujeres migrantes que sufren violencia de género, asistencia laboral para solicitantes de asilo, iniciativas de organización comunitaria y estrategias de incidencia bien desarrolladas que funcionan a nivel nacional, regional y mundial.

Carolina es una líder de migrantes, feminista y arraigada con un fuerte compromiso con la inclusión y representación de las comunidades directamente afectadas en la incidencia. Además, como punto focal del Global Compact for Migration (GCM) de Asia Pacific Refugee Rights Network (APPRN), Carolina co-dirige el Grupo de Trabajo 3 de la Red de Naciones Unidas sobre Migración y es miembro del Grupo de trabajo de expertos de ONU Mujeres para abordar los derechos humanos de las mujeres del Pacto Mundial sobre Migración. Carolina también es muy conocida por IDC como ex miembro del Comité Asesor Internacional y el Consejo, donde apoyó la dirección estratégica de IDC desde 2018 hasta principios de este año. 

Este es un nombramiento crítico para IDC. Durante los últimos 10 años, nuestro trabajo ha crecido exponencialmente en escala y complejidad, nuestras estrategias y estructuras se están adaptando y cambiando en respuesta. Para cumplir con la importancia de este momento para IDC, el Comité de Selección desarrolló un proceso de reclutamiento riguroso y competitivo con el apoyo de expertos independientes. IDC ahora está encantado de tener la oportunidad de incorporar a Carolina como nuestra nueva Directora Ejecutiva. El liderazgo honrado y empático de Carolina nos acercará a la visión de IDC para un mundo donde la detención migratoria ya no existe y las personas que migran viven con derechos y dignidad.

Carolina se unirá a nosotros el martes 17 de noviembre de 2020 y su objetivo es establecer una sede de IDC en Europa en 2021. Hasta entonces, Lucy Bowring y Vivienne Chew continuarán trabajando como Codirectoras Interinas. ¡Únete a IDC en felicitar y dar la bienvenida a Carolina en este nuevo e importante cargo!


niñez migrante sonora

Jornada de capacitación sobre niñez migrante en DIF Sonora

Jornada de capacitación sobre niñez migrante en DIF Sonora

El día 3 de junio, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Coalición Internacional contra la Detención (IDC), brindaron talleres de capacitación a personal involucrado en la atención de niñas, niños y adolescentes en situación de migración del Sistema DIF Sonora.

Karina Zárate Félix, directora de la Institución, dio la bienvenida al personal de organismos internacionales que visita Sonora, a fin de compartir conocimientos para el recibimiento de niñas y niños refugiados y en situación migrante.

“Es un gusto tenerlas de visita, agradezco su labor por fortalecer nuestro trabajo de velar por la protección de los derechos de nuestras niñas y niños e impulsar la humanidad, el trato digno y en apego a ley no sólo en Sonora sino en todo México”, expresó.

Personal de la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes de DIF Sonora, del albergue Tin Otoch y del programa Camino a Casa, participaron en la capacitación “Herramientas para la Protección de la Infancia y Adolescencia Migrante”, a cargo de IDC, con las ponentes: Alejandra Macías Delgadillo, directora de Asylum Access México; Elizabeth López Méndez, coordinadora de la Clínica Jurídica de Sin Fronteras; Erika Montes Caballero, sicóloga de Aldeas Infantiles. Así como Rosalva Rivera, encargada de Infancia del Instituto para las Mujeres en la Migración; María José Lazcano, representante de FM4 y Diana Martínez Medrano, oficial de Programa de la Coalición Internacional contra la Detención.

Además, Analia Castañer Poblete, consultora de Unicef, brindó un segundo taller sobre “Herramienta Para la Atención Psicosocial de Niñas, Niños y Adolescentes en Situación de Migración”.

En dichas capacitaciones se trabajaron temas vinculados a la articulación interinstitucional para la protección integral de derechos de niñas, niños y adolescentes en movilidad, la protección especial y técnicas para propiciar resiliencia.

 

Un espacio de primera acogida como alternativa a la detención

Las ponentes visitaron el albergue Tin Otoch, un espacio de primera acogida que funciona como una alternativa para que niñas, niños y adolescentes y sus familias no estén en estaciones migratorias. Desde la Coalición Internacional y Unicef reconocieron y aplaudieron el impacto positivo de éste programa, destacando la necesidad de replicarlo a nivel nacional e internacional.

niñez migrante sonora
niñez migrante sonora

Using Film to Change Hearts & Minds

Interview Compiled by Madeleine MacMillan-Perich

Communication Intern, International Detention Coalition (IDC)

 

As part of my internship, I wanted to contribute to our blog series ‘Change Can Happen,' which aims to highlight individuals in the community that are driving positive change and drawing attention to issues surrounding immigration and immigration detention. In my research, I came across a couple of Australia-based filmmakers who have put their skillset to use by making socially conscious, activist and documentary films - Bill Irving and James L Brown.

In particular, Bill and James are co-directors of Watan (2018) - a documentary that aims to subvert rhetoric by conducting interviews with people affected by the Syrian refugee crisis - creating a platform for the voiceless and revealing the often-overlooked human cost of the issue.

 

Intimate portraits of refugees in the camps and cities of Jordan reveal a very human struggle for normalcy and dignity in a situation that is everything but.”

 

I was grateful for the opportunity to interview them, and learn more about their craft and passion for social justice:

 

Tell us a bit about yourselves.

James and I are filmmakers who have known each other since film school in 2004. We work under the moniker Bill and Brown.

Tell us about the projects you have undertaken.

Last year we finished a feature documentary called Watan about Syrian refugees living in camps in Jordan. Next month our short ‘The Year is 2020’ will be released.

What compelled you to pursue this project?

James flew to Jordan solo to shoot the interviews and footage that became Watan. He was motivated by a general disgust with the rhetoric in the Australian ‘debate’ about the global refugee crisis. He wanted to see it for himself.

Why have you chosen to draw attention to the issues of migration and the refugee experience as a focus for your work?

I think it’s a recognition of our good fortune and to have the opportunity to elevate the stories of people who do not. I feel a responsibility to do that.

It’s also an anger and frustration that we feel at the state of the refugee ‘debate’ in Australia. To me it’s horrific that there is even debate. It’s an obligation to settle refugees and asylum seekers. It’s a responsibility, demanded by international law.

I want to be proud of my country. Off-shore detention is so shameful. Not to mention illegal. Future generations will look to this period of Australian history and be disgusted. I want to know that we tried to do something about it.

How did this experience alter or shape your perception of the on-going global refugee crisis and the lives of those affected?

I think the most tragic thing is that James was there in 2016. We made the film and finished it in 2017. We were promoting it in 2018. We have lived life. Done things. Travelled. Worked.

Nearly all of the participants in the film are still right where James shot them.

I think that’s the biggest thing. The crushing actual physical reality of long-term internment. People make the best of a situation, of course they do – life finds a way, and that is kinda nice from a story telling perspective, but this is the only life they have. And it is being taken away from them, while the news cycle forgets about them. While we in the West can turn away. Watch something else. Think about something else.

“The public has refugee fatigue” is a phrase we heard a lot while trying to find a platform for Watan.

That is so unfair it makes your heart break.

What do you hope your audience takes away from your work?

We just hoped that people might be able to picture themselves in the shoes of one or more of the people in the film. Empathy changes everything. It breeds compassion. Refugees are not other people. They are people. Like us. Our policies and sense of responsibility should reflect that understanding.

 


JUST RELEASED: Key Articles By Leading Thinkers

Key Articles By Leading Thinkers

Written by Dr. Robyn Sampson

Senior Advisor, International Detention Coalition (IDC)

 

There were major milestones in 2018 towards the protection of the rights of refugees and migrants, with the adoption of both the Global Compact on Refugees and the Global Compact for Migrants in December. We are now facing the challenges of negotiating implementation mechanisms, and ensuring the momentum and political will for a more holistic and integrated international approach to human movement is sustained.

To mark the moment, the International Journal of Refugee Law published a special issue on The 2018 Global Compacts on Refugees and Migration in December.

All articles are now free since late May.

The special issue is an important compendium of commentary on these significant developments from some of the key actors and leading thinkers on these issues.

Some highlights include:

For the full Table of Contents and access to all articles, see Volume 30, Issue 4, December 2018 of the International Journal of Refugee Law available here.

 

 


How Generosity Could Change Amina’s Life

Written by Seza Kirishdjian

Middle East & North Africa Programme Officer, International Detention Coalition (IDC)

 

He held baby Amina in his arms, in a firm grip.  Fully aware of the uncertainty of his own future but with the hope that a local family would come forward to care for her, love her and protect her, the way he had cared for her during the past few months. Even though she was not his own child, he had provided her with shelter and protection. In fact, he was just hoping that Amina be treated the way every child in the world should be treated.  All this man was asking for, was that someone would extend a ray of hope to her, one that he no longer had.

Amina’s story was a familiar one to me. Her father had disappeared in his home country, in the Horn of Africa, before her mother took Amina and embarked on their journey to the Middle East.  They risked trafficking and exploitation on their way towards an unknown destination and an insecure future. Amina’s mother had then passed away, leaving little Amina behind with her neighbour in the country that she had been trying to make a new life in.  Although this neighbour was an asylum seeker in an insecure situation himself, he had promised to take care of the young girl. This kind neighbour was the man I was interviewing.

It is in their customs and traditions. Hospitality is a cultural trait they take pride in, they can’t turn this child away. I am sure someone will take care of her.

He uttered these words, with a strong belief in the kindness and generosity of the people in the Middle Eastern country from which he was to be deported for having his asylum claim rejected. Unfortunately, he could not offer little Amina the permanent care and protection that she deserved.

For the past six years, I was interviewing asylum seekers in different countries across the Middle East and North Africa region as part of my work. Each day, a new person or family.  New faces and stories, similar to those of Amina’s. The stories always had a common denominator; separation from loved ones and families left behind in their country of origin. For adults, this proved to be difficult enough, as they struggled to make ends meet in a new country and a challenging environment. Sometimes the symptoms of prolonged exposure to toxic stress were evident. For children in particular, though this high level of insecurity proved to have very detrimental consequences and left them at heightened risk of exploitation and abuse.

 

Growing up in the Middle East, I have always taken pride in the hospitality and generosity of the people who took my great grandparents in when they were children and forcibly displaced from their homes in Eastern Anatolia at the dawn of the 20th century. It comes to me with no surprise that the same people would continue to open their doors and host vulnerable migrants even though times are difficult for them too.

We are taught from a young age that the real heroes in life are those who take a chance, who dare to be different and produce a change in a system that seems ever so rigid.

The real heroes are those host families and individuals who, despite their own challenges and the increasingly impossible life in recessive economies in the region, are willing to provide alternative care for refugee and migrant children and vulnerable adults.

Community hosting is in no way a new concept to the region. There is enough precedent that it is proving to be a practical and productive alternative to detention, that gives us hope for the future. Just like Amina, most of the children and vulnerable adults on the move whom I interviewed, would sadly never return to their homes.  Very few of them, if any, will ever be lucky enough to be reunited with their families.

It is for this reason that the IDC gives paramount importance to supporting and reporting on alternatives to detention.

The increased phenomenon of community hosting in the MENA region is a ray of hope extended to some of the most vulnerable migrants in the world today.

Stay tuned for more in this series on community hosting in the MENA region, as we begin to collect and share more stories from those in the know, the real heroes, the families who are currently hosting refugee and migrant children and vulnerable adults.


Protección especial transnacional para niñez migrante

Protección especial transnacional para niñez migrante

Autoridades y sociedad civil de México y Estados Unidos reflexionan sobre la Protección especial transnacional para niñez migrante y refugiada. El ISN es la no detención.

El pasado 6 de mayo se llevó a cabo en la Ciudad de México un Foro para la cooperación y el intercambio de experiencias, retos y buenas prácticas sobre la protección especial transnacional a niñas, niños y adolescentes migrantes.

 

En este espacio participaron autoridades migratorias y de protección mexicanas; agencias internacionales como Acnur y Unicef; organizaciones de México como el Instituto para las Mujeres en la Migración, Aldeas Infantiles, entre otras; y organizaciones de Estados Unidos como KIND; además de representantes diplomáticos de Guatemala y el Salvador.

 

Tres procuradurías estatales compartieron sus modelos de atención que favorecen las alternativas a la detención de niñas, niños y adolescentes por encima de la estancia en estaciones migratorias, las mismas procuradurías reconocieron que hacen falta más espacios para hacer la no detención de NNA en México una realidad.

 

Unicef compartió con los asistentes herramientas para la elaboración de planes de restitución de derechos para la niñez y adolescencia, haciendo énfasis en que una de las principales medidas de protección urgentes es evitar

El sistema de protección en Estados Unidos

La organización estadounidense KIND compartió el sistema de protección en Estados Unidos, incluyendo los procesos por los que pasan los menores de edad frente a CBP en puntos fronterizos, haciéndo hincapie que una vez que estan frente a la autoridad estadounidense ésta tiene la obligación de recibirlos y procesar sus solicitudes de ingreso. Por lo que es posible que un plan de restitución de derechos incluya la posibilidad de que los NNA lleguen a la frontera cuando su intéres superior sea estar en Estados Unidos con su familia.

 

La Ruta de Atención Integral

El último panel fue sobre la implementación de acciones para la protección transnacional de NNA, la representante del Sistema Integral de la Familia presentó la estrategia nacional integral de cuidados alternativos que incluye la Ruta de Atención Integral para la niñez en situación de migración, en la primera parte de la ruta se responde al ingreso al territorio mediante la detección del NNA y medidas urgentes como la implementación de alternativas a la detención de manera efectiva.

 

Dicha estrategia incluye como alternativas para niñez migrante el acogimiento familiar temporal por familia extensa, el acogimiento familiar temporal por familia ajena y los cuidados residenciales en Centros de Asistencia Social, las procuradurías podrán determinar la medida que mejor responda al interés superior del NNA.

Por su parte el Instituto Nacional de Migración habló de la nueva Dirección de protección a NNA que está enfocando su trabajo en monitorear las delegaciones estatales para evitar que los NNA pisen estaciones migratorias.

 

Entre las preocupaciones de los asistentes destacaron el tiempo que tardan en realizarse las determinaciones del interés superior del NNA, lo que hace que estén varios días en estaciones migratorias y las prácticas de algunos agentes migratorios que siguen persuadiendo a los NNA de desistirse de procesos o amenazándolos con regresarlos a sus países de origen.

 

El Foro cumplió su objetivo de intercambiar experiencias entre actores relacionados con la protección de NNA migrante y refugiada, además abrió canales de comunicación y colaboración entre organizaciones mexicanas y de Estados Unidos para seguir avanzando en la protección transnacional.


Informe del Director: Junio de 2019

En el terreno en Libia:

Implementación de alternativas a la detención

 

Escrito por Jerome Phelps

Director Ejecutivo, International Detention Coalition (IDC)

TAMBIÉN DISPONIBLE EN:

Las personas migrantes están emprendiendo viajes a través de algunos de los países más peligrosos del mundo. En países con conflictos profundos, donde todos enfrentan el riesgo de violencia indiscriminada, las personas migrantes a menudo corren el mayor riesgo. Se ven diferentes, no están familiarizados con el entorno y es posible que no tengan una vivienda segura. Además, enfrentan la amenaza de la detención, a menudo sin límite de tiempo, en condiciones atroces.

 

El esposo de Maryam vive en Europa, pero no pudo enviar dinero suficiente para apoyar a Maryam y su hija de dos años. Maryam tomó la decisión de dejar su hogar con su hija y viajar a través del Sahara hacia Europa. Maryam sabía que estaba arriesgando todo para perseguir su sueño de una vida mejor.

 

El sueño de Maryam se convirtió en una pesadilla. Gastó lo último de su dinero en un barco hacia Italia, pero a las pocas horas de salir de Libia, entraron en mares pesados. Maryam cayó a bordo y resultó gravemente herida. Fue rescatada por la Guardia Costera de Libia y evitó por poco unirse a las 289 personas migrantes que ya han muerto en el mar Mediterráneo en 2019. Cuando llegó a la costa y recibió tratamiento, se le dijo que quedaría permanentemente discapacitada. Y luego, fue detenida.

«Las personas migrantes enfrentan la amenaza de la detención, a menudo sin límite de tiempo, en condiciones atroces.»

Los centros de detención libios han sido ampliamente criticados. Libia está nuevamente agobiada por el conflicto civil; sin embargo, se estima que 670,000 refugiados y migrantes se encontraban en el país en 2018, recogidos en el mar, en el desierto o en pueblos y ciudades.

 

La necesidad de alternativas a la detención en Libia es urgente, pero los desafíos son inmensos. Si los migrantes son liberados a la calle, enfrentan un riesgo real de secuestro, explotación laboral y violencia. Pero si no hay posibilidades de liberación, pueden enfrentar una detención indefinida.

 

Libia sigue siendo tan peligrosa que los miembros de nuestro personal no pueden viajar allí, como pequeña ONG internacional, no podemos conseguir un seguro que funcione allí, ya que la mayoría de los gobiernos desaconsejan todos los viajes, excepto los más esenciales. Así que, en febrero, viajamos a Túnez para dirigir una sesión de capacitación de seis días para un grupo de profesionales humanitarios libios y africanos subsaharianos. Los participantes trabajan en el terreno todos los días en centros de detención libios y representan a varias agencias de las Naciones Unidas y organizaciones de asistencia.

Facilitamos compartir e intercambiar información sobre su trabajo cotidiano implementando alternativas a la detención en Libia, que está a cientos de kilómetros y una distancia inimaginable a lo largo de la costa mediterránea desde donde estábamos en esa sala de conferencias en Túnez. Estos profesionales humanitarios ponen a gente como Maryam a salvo.

 

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha estado conduciendo un programa comunitario para permitir que las personas migrantes más vulnerables sean liberadas a hogares anfitriones capacitados. Este programa puede ayudar a las personas migrantes a vivir seguros en la comunidad. La OIM también dirige un refugio (en una etapa, en asociación con uno de nuestros miembros) para un mayor número de personas migrantes. A pesar de la reanudación del conflicto en Trípoli, el trabajo continúa.

 

IDC ha estado apoyando a la OIM para desarrollar estos programas y su estrategia más amplia. Este trabajo colaborativo incluye el desarrollo de capacitación y procedimientos con base en las mejores prácticas que se han implementado en otras partes de la región y en todo el mundo y están documentadas en nuestra investigación.

La Coordinadora Regional de la región MENA de IDC, Junita Calder, con el Formador Nacional de IOM con participantes de un taller.

Los desafíos, las complejidades y los riesgos para la seguridad personal son infinitamente mayores de lo que estaba acostumbrado en mi trabajo anterior, que consistía en implementar alternativas en el Reino Unido. Sin embargo, el propósito principal es el mismo: sacar a las personas de la detención y llevarlas a la colocación comunitaria que satisfaga sus necesidades específicas. Y garantizar que las personas reciban la gestoría para tomar sus propias decisiones sobre su propio futuro, sin importar cuán difíciles sean las opciones.

La Oficial de Programa de la región MENA, Seza Kirishdjian, haciendo una sesión para romper el hielo.

Durante la capacitación, hablamos sobre la necesidad de tener una visión amplia de las dificultades que enfrentan los participantes: el desarrollo y la expansión de alternativas para reducir la detención generalmente han tomado al menos varios años. También hablamos sobre la gestión de los problemas de salud física y mental, y sobre cómo los anfitriones pueden hacer que sus huéspedes gravemente traumatizados se sientan seguros y en casa tras tal adversidad. Aprendí que, si su invitado no puede siquiera pensar en lo que les gustaría cenar, puede comenzar preguntándoles qué taza les gustaría usar.

 

IDC no está en posición de implementar alternativas en todos los lugares que se necesitan con tanta urgencia, particularmente en contextos extremadamente complejos, como Libia. Debemos asociarnos con entidades de las Naciones Unidas, como la OIM y otras organizaciones capaces de trabajar en el terreno con personas en riesgo de detención. Necesitamos captar los aprendizajes del trabajo en Libia y ayudar a la OIM y otros a desarrollar y expandir las alternativas. Este trabajo es una parte crítica de cómo reduciremos la detención en general.

Maryam y su hija fueron identificadas por la OIM entre las personas migrantes en situación de más vulnerabilidad de todos en los centros de detención superpoblados a los que tienen acceso. Tras muchas negociaciones y superando muchos obstáculos logísticos, Maryam y su hija fueron liberadas de la detención para vivir con una familia anfitrión. Sus anfitriones eran personas migrantes similares de su región que habían vivido en Libia durante más de una década.

 

Maryam pasó tres meses con su familia anfitriona. Ahí comenzó su recuperación del trauma y se adaptó a a su nueva realidad, ser una madre joven que vive con una discapacidad física. A pesar de todo, consideró seriamente arriesgarse a otro viaje en barco a Europa, ya que no había ninguna opción para regularizar su estadía y establecer una vida en Libia. Finalmente, Maryam tomó la decisión de volver al hogar de su madre en su país de origen. Fue su acceso a la seguridad y el apoyo lo que le permitió iniciar el proceso de recuperación y sopesar sus opciones, porque ya no sólo se enfocaba en la supervivencia al enfrentar el trauma y el hambre a diario en la detención.

 

A pesar de la situación en Libia, la mayoría de los gobiernos africanos han rechazado sistemáticamente la presión europea para invertir en infraestructura de detención y en un control de fronteras más estricto. Estas medidas no se han visto como una solución a la percepción europea de una «crisis migratoria». En las negociaciones para el Pacto Mundial sobre Migración el año pasado, la posición común de los Estados de África se refirió constantemente a la necesidad de explorar e implementar alternativas.

 

En realidad, la gran cantidad de personas que se desplazan en la región hace que la detención masiva a esa escala sea simplemente poco práctica, además de perjudicial. Como resultado, los estados africanos están y permanecerán a la vanguardia de la exploración de alternativas a la detención.


Muertes de niños, niñas y adolescentes detenidos en EUA y México

Muertes de niños, niñas y adolescentes detenidos en EUA y México

Las muertes de niños, niñas y adolescentes en detención migratoria fueron innecesarias y son injustificables

El 17 de mayo de 2019, varios miembros y aliados de IDC en México se manifestaron frente del Palacio Nacional para exigir al gobierno mexicano cesar de manera inmediata el uso de la detención migratoria de niños, niñas y adolescentes. La demostración surgió como parte del reclamo ante la muerte de una niña guatemalteca de 10 años que fue detenida en la estación migratoria en Chihuahua y luego trasladada junto con su mamá a otra estación migratoria en la Ciudad de México con el objetivo de ejecutar su deportación.

 

La muerte de la niña que fue detenida en México es la primera que se tiene conocimiento en el país, mientras que en los Estados Unidos, han muerto al menos cinco niños, niñas y adolescentes en centros de detención migratoria en tan solo seis meses: desde diciembre de 2018, y la más reciente ocurrió el 20 de mayo del 2019.

No existe razón ni justificación aceptable para estas muertes

 

Desde hace años, las y los expertos en desarrollo infantil han confirmado una y otra vez que la detención es extremadamente perjudicial para los niños, niñas y adolescentes, independientemente de las condiciones o el periodo de tiempo que pasen privados de su libertad. Es por este daño duradero que los estándares regionales e internacionales son claros en que la detención migratoria de niños, niñas y adolescentes es una violación a sus derechos y siempre contraviene su interés superior.

 

Es más, en ambos países, existen normativas o jurisprudencia que limitan el uso de la detención por motivos migratorios en casos de niños, niñas y adolescentes, sean acompañados por sus familiares o viajando solos. En México, la detención migratoria de este grupo está prohibida por completo, mientras en los Estados Unidos, los niños, niñas y adolescentes deben ser liberados, sin retrasos, o bien retenidos solamente en casos excepcionales, siempre de la forma menos restrictiva. Actualmente, los gobiernos de ambos países están actuando en violación de estas disposiciones.

 

Cientos de organizaciones de la sociedad civil y expertos de derechos humanos de los Estados Unidos, México, Guatemala, y otros países de la región exigen un alto a la práctica dañina de la detención migratoria de niños, niñas y adolescentes, y sus familiares, destacando que:

“Los casos no son aislados, sino hechos continuos que reflejan patrones de violaciones a los derechos humanos”

(Declaración Conjunta)

Tanto en Estados Unidos como en México, los gobiernos tienen a su disposición medidas alternativas a la detención que permiten a los niños, niñas y adolescentes estar en libertad con familiares o en cuidados residenciales, donde pueden recibir apoyo para su bienestar físico y emocional. Estas alternativas podrían ser implementadas inmediatamente para evitar futuras tragedias como estas.

 

IDC lamenta los acontecimientos recientes y reiteramos nuestro compromiso para colaborar con los actores del gobierno y sociedad civil para desarrollar alternativas a la detención eficaces y humanas.

Es hora de poner un alto a la detención migratoria de niños, niñas y adolescentes

Algunos de los niños, niñas y adolescentes que fallecieron después de ser detenidos por autoridades migratorias en EUA y México son:*

  • Jackeline Caal, niña Maya Q’eqchi’ de 7 años de edad, originaria de Alta Verapaz, falleció el 8 de diciembre de 2018, bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza en Nuevo México, Estados Unidos;.
  • Felipe Gómez Alonzo, niño Maya Chuj de 8 años de edad, originario de Yalambojoch, Nentón, Huehuetenango, falleció el 25 de diciembre de 2018, bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza en El Paso, Texas, Estados Unidos;
  • Juan de León Gutiérrez, adolescente Maya Chorti, de 16 años de edad, originario de Chiquimula, falleció el 30 de abril de 2019 bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza en Texas, Estados Unidos.
  • Niño Maya Chortí, de dos años y medio, originario de Chiquimula, falleció el 14 de mayo de 2019, bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza en Texas, Estados Unidos.
  • Niña de 10 años, originaria de Guatemala, falleció el 15 de mayo de 2019 en la estación migratoria de Iztapalapa, México.
  • Carlos Hernández, adolescente de 16 años, originaria de Guatemala, falleció el 20 de mayo de 2019 bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza en Texas, Estados Unidos

*Nombres e información principalmente de la Mesa de Coordinación Transfronteriza Migraciones y Género México-Guatemala

Actualización (10 junio 2019): Sentencia histórica que ordena la implementación urgente de un plan para asegurar alternativas a la detención de niñas, niños y adolescentes

 

En una sentencia histórica el Poder Judicial de la Federación ordenó al Instituto Nacional de Migración y a la Procuraduría Federal poner en libertad a niñas, niños y adolescentes detenidos en la estación migratoria de Ciudad de México y brindarles plan urgente de alojamiento.

La resolución llega tres semanas después de que falleciera una niña de 10 años originaria de Guatemala luego de estar en detención migratoria.