Con las Fuerzas de la Coalición lideradas por Estados Unidos oficialmente retiradas de Afganistán a fines de agosto, y mientras los talibanes establecen un nuevo gobierno, muchos han declarado que la «guerra ha terminado». La Coalición Internacional contra la Detención (IDC) apoya a los líderes comunitarios afganos, en particular a las mujeres, niñas y líderes LGBTIQ+ afganos, junto con organizaciones de derechos humanos de todo el mundo, que reconocen que la experiencia de la guerra continúa para decenas de millones de afganos y sus seres queridos.

Para quienes intentan buscar seguridad fuera de Afganistán, esta experiencia se ve agravada por la posibilidad de ser detenidos y privados de libertad en los mismos lugares donde esperaban recibir refugio. Los gobiernos utilizan con demasiada frecuencia la detención migratoria en un esfuerzo por disuadir a los futuros arribos, a pesar de que no hay pruebas que demuestren que la detención tenga un efecto disuasorio. IDC y sus miembros son testigos todos los días del impacto humano devastador y a largo plazo de la detención migratoria en la seguridad física, la salud mental y el bienestar de las personas, las familias y comunidades enteras. IDC pide a todos los gobiernos que garanticen el respeto de los derechos humanos de los afganos que han huido de su país. Esto incluye un compromiso con la no detención, así como la implementación de alternativas a la detención (ATD) basadas en los derechos, basadas en la comunidad y basadas en el compromiso, cuando sea relevante.

IDC se hace eco de la Posición del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) sobre los retornos a Afganistán, y su llamado a todos los gobiernos a «suspender el retorno forzoso de nacionales y ex residentes habituales de Afganistán, incluidos aquellos a quienes se les ha rechazado sus solicitudes de asilo». IDC insta a todos los gobiernos a que se adhieran a esta moratoria sobre los retornos forzosos a Afganistán y cree además que, durante esta moratoria, ningún afgano debe ser detenido para su deportación en centros de detención migratoria en ningún lugar del mundo. IDC también apoya el llamado del ACNUR para que todos los países garanticen el respeto del principio de no devolución, en línea con sus obligaciones bajo la Convención de Refugiados de 1951. IDC insta a todos los gobiernos a respetar el derecho humano a solicitar asilo, en particular a los países vecinos de Afganistán, y a garantizar que todos los que deseen salir de Afganistán puedan hacerlo de forma segura y que sus derechos humanos sean respetados en cada paso.

Además, aunque IDC aplaude a los gobiernos que se han comprometido a reasentar a los refugiados afganos, los compromisos asumidos no alcanzan a satisfacer las necesidades. IDC insta a todos los gobiernos a aumentar sus compromisos de reasentamiento con el pueblo afgano, priorizando la reunificación familiar, así como el reasentamiento inmediato de defensores de los derechos humanos, los derechos de las mujeres y la justicia de género, y los grupos perseguidos en situaciones de vulnerabilidad, en particular mujeres, niñas y personas LGBTIQ+, grupos minoritarios étnicos y religiosos, como hazaras, sikhs y otros grupos en riesgo, todos los niños y todo el personal involucrado en la misión de las Fuerzas de la Coalición liderada por Estados Unidos en Afganistán.

Además, IDC insta a todos los gobiernos a reasentar a los refugiados afganos de los países de asilo y de tránsito, así como a establecer rutas seguras y legales para que todas las personas sigan saliendo de Afganistán. Sin embargo, los gobiernos no deben considerar el reasentamiento como un sustituto de seguir defendiendo el derecho fundamental a solicitar asilo. En cualquier momento durante esta crisis humanitaria en deterioro, es fundamental que los afganos no sean criminalizados ni discriminados mientras ejercen su derecho a solicitar asilo en cualquier parte del mundo.

Conforme se pone a prueba la brújula moral del mundo en este momento, IDC insta a todos los gobiernos a actuar con liderazgo, solidaridad y empatía durante este momento crítico y a centrar su deber en los derechos humanos, la dignidad humana y garantizar la justicia e igualdad de género para mujeres, niñas y personas LGBTIQ+.

Para las comunidades afganas en todo el mundo, nos solidarizamos firmemente con ustedes.

 

Recursos sobre las Alternativas a la Detención (ATD)