El 2 y 3 de diciembre de 2017, organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo se reunieron en Puerto Vallarta, México, para poner en común los desafíos que enfrentan los países en materia de migración y derechos humanos, con el objetivo de incidir en la reunión que se llevará a cabo del 4 a 6 de diciembre con las y los representantes de los Estados miembro de las Naciones Unidas (excepto EEUU, que anunció su retiradarecientemente) como parte del Pacto Mundial sobre Migración.

 

Antecedentes

El 19 de septiembre de 2016, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una serie de compromisos para fortalecer la protección de personas refugiadas y migrantes, como parte de la Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes. La Declaración reafirma la importancia del régimen de protección internacional y establece compromisos de los Estados destinados a fortalecer y aumentar los mecanismos para proteger a las personas en el contexto de movilidad humana. Allana el camino para la aprobación de dos Pactos Mundiales en el 2018: el ‘Pacto Mundial para Una Migración Segura, Ordenada y Regular’ y el ‘Pacto Mundial sobre los Refugiados y los Migrantes’.

Se trata del primero acuerdo global que marcará la política migratoria a nivel mundial, desde un enfoque de derechos humanos.

 

Cómo los Estados pueden incorporar la garantía del derecho a la libertad personal en sus compromisos de acción a incluir en los Pactos Mundiales

Objetivos

  • Eliminar el uso de la detención o cualquiera privación de la libertad por motivos migratorios, especialmente para niños, niñas, jóvenes y otras personas en situación de vulnerabilidad
  • Desarrollar e implementar alternativas a la detención que garanticen la libertad personal y el libre movimiento de las personas

Acciones

  • Adecuar la legislación interna a la prohibición de detención por motivos migratorios de personas en situación de vulnerabilidad y con necesidades de protección internacional, así como de todas las niñas, niños y adolescentes por motivos migratorios. En este último caso, adoptar
  1. las medidas conforme al principio de interés superior del niño.
  2. Identificar y adoptar las medidas legislativas y administrativas que, atendiendo a las condiciones de bienestar social en la comunidad de las personas, favorecen y promueven la conclusión de procedimientos migratorios y de remoción del país
  3. Adoptar políticas migratorias basadas en el respeto de la libertad personal y el ejercicio de la función migratoria a través del desarrollo, diseño e implementación de medidas y estrategias integrales de gestión y resolución migratoria basadas en la comunidad, donde las personas cuentan con libertad de movimiento
  4. Destinar prioritariamente los recursos públicos a la construcción y fortalecimiento de programas sociales y alternativas a la detención basadas en la comunidad, y reducir gradual y progresivamente el gasto público destinado a habilitar, mantener o sostener lugares de detención migratoria.
  5. Asegurar y destinar esfuerzos concretos para la participación, colaboración y coordinación con organizaciones de la sociedad civil, instituciones públicas y organismos internacionales en el diseño e implementación de proyectos destinados a apoyar la no detención de personas en el contexto de la migración, y particularmente de personas en situación de vulnerabilidad.

 

Reafirmando que todas las personas que cruzan o tratan de cruzar las fronteras internacionales tienen derecho a las debidas garantías procesales a la hora de evaluar su condición jurídica y de determinar si se les permite la entrada y si están autorizados a permanecer en el país, estudiaremos la posibilidad de revisar las políticas que penalizan los movimientos transfronterizos. Trataremos también de emplear medidas sustitutivas de la detención entretanto se realicen esas evaluaciones. Además, reconociendo que, a los efectos de determinar la situación migratoria, la detención raras veces o nunca redunda en el interés superior del niño, la utilizaremos únicamente como medida de último recurso, en el entorno menos restrictivo, durante el período más breve posible, en condiciones que respeten los derechos humanos de cada niño y de manera que se tenga en cuenta como consideración primordial el interés superior del niño, y trabajaremos para poner fin a esa práctica.

(Apartado II, para. 33 de la Declaración de Nueva York, septiembre de 2016)

 

Lee más acciones y recomendaciones para los Estados en el informe ¿Qué esperamos del futuro?

Puedes compartir y participar en las redes durante la reunión del Pacto Mundial usando el hashtag #MigrarConDerechos, promovido por el Bloque Latinoamericano del Pacto Mundial sobre Migraciones.

¡Ahora es hora de actuar!