El 15 y 16 de enero de 2018, un grupo de organizaciones miembros y aliadas de IDC brindaron una sesión en conjunto con autoridades estatales de San Luis Potosí, México para fortalecer las capacidades del personal de varias instituciones que apoyan a niños, niñas y adolescentes migrantes. Entre ellas: la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños, Adolescentes, la Mujer, la Familia y el Adulto Mayor; el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) estatal; y algunos Centros de Asistencia Social.

 

El enfoque de la jornada fue el contexto migratorio y de asilo que afecta a niñas, niños y adolescentes en sus países de origen y luego en el tránsito por México. Las personas asistentes se mostraron preocupadas por este sector de la población y compartieron las prácticas positivas que existen en el estado, como la gestión de casos que realiza personal de la Procuraduría y el DIF estatal. Reconocieron que hay retos en su demarcación sobre todo en el tema de identificación de necesidades de los niños, niñas y adolescentes, pero están convencidos de que una mayor coordinación entre quienes atienden a esta población mejorará la restitución de sus derechos, ya sea en Centros de Asistencia Social o en otra situación que responda a su interés superior.

 

Especial interés entre los participantes generaron los modelos de atención de Aldeas Infantiles S.O.S. México y la Asociación Pop No´j (Guatemala). Aldeas Infantiles compartió su experiencia como implementadores del Programa Piloto de Cuidado y Acogida Alternativa de Niños, Niñas y Adolescentes Migrantes no Acompañados en México, mientras que Pop No´j presentó su modelo para dar acompañamiento y atención integral a los niños, niñas y adolescentes retornados de México y Estados Unidos.

 

Se compartió la problemática de la detención por motivos migratorios de niños, niñas y adolescentes migrantes en varios países y la importancia del trabajo en alternativas a la detención en México, ya que a pesar de la prohibición legal de ser ingresados a estaciones migratorias, persisten varios retos en la práctica, como muestra los más de 18,300 niños, niñas y adolescentes detenidos en el 2017.

 

El segundo día se realizaron mesas de trabajo con temas como la identificación de necesidades y canalización para la atención de niños, niñas y adolescentes migrantes, la coordinación oportuna para facilitar los procesos legales y psicosociales y la elaboración e implementación de proyectos de vida. Este espacio sirvió para intercambiar buenas prácticas e identificar oportunidades de mejora para todas las instituciones.

 

Estas iniciativas de fortalecimiento de capacidades han sido lideradas -con el apoyo de IDC- por un grupo de organizaciones de la sociedad civil en México que promueven las alternativas a la detención: Aldeas Infantiles S.O.S, el Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI) A.C., Sin Fronteras y Asylum Access México.

 

IDC confía en que ejercicios como estos se repitan en otros estados para mejorar la atención integral que brindan las procuradurías estatales a los niños, niñas y adolescentes migrantes y refugiados, de manera que se asegure que no sean detenidos y sus derechos sean respetados, ya sea que permanezcan en el país o sean devueltos con sus familias.