Alternativas a la Detención

¿Qué son las alternativas a la detención?

Las alternativas a la detención (‘alternativas’) consisten en leyes, políticas o prácticas, formales o informales, por la que las personas no sean detenidas por motivos relacionados con su situación migratoria.

 

El derecho internacional es claro en que la detención migratoria solo debe ser usada como último recurso. Por lo tanto, los Estados deben implementar alternativas a la detención que permiten a las personas vivir en comunidad sin ser privadas de su libertad, mientras participan en sus procedimientos migratorios o de asilo.

 

Adicionalmente, los beneficios de las alternativas a la detención han sido reconocidos por académicos, organismos de las Naciones Unidas y profesionales,  así como Estados alrededor del mundo. Estos beneficios incluyen:

 

Las alternativas son efectivas

Las alternativas logran resultados efectivos en la resolución de casos. Las alternativas han demostrado lograr tasas de comparecencia de hasta 95% y tasas de retorno voluntario e independiente de hasta 65% para los casos rechazados.  

 

Las alternativas son más económicas

Las alternativas son hasta 80% menos costosas que la detención, debido a sus menores costos de operación. También eliminan costosas demandas judiciales y de indemnización.

 

Las alternativas son más humanas

Las alternativas a la detención son más respetuosas de los derechos humanos de las personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes. Las medidas alternativas no privativas de la libertad, basados en el entorno comunitario necesariamente reducen el uso de la detención migratoria evitando en consecuencia  detenciones ilegales y arbitrarias. El manejo de estas medidas en la comunidad incrementa la posibilidad de que se respeten otros derechos fundamentales civiles, políticos, económicos, sociales y culturales contribuyendo por lo tanto al bienestar y autosuficiencia de las personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes. El respeto de sus derechos humanos, por lo tanto, permite que estos individuos contribuyan completamente a la sociedad si se les asegura una residencia y también les permite enfrentar de una mejor forma futuras dificultades, tales como la posibilidad de retorno.

 

Existen alternativas

 

Dado el aumento sin precedentes en los movimientos migratorios, muchos Estados están enfrentando dificultades para responder a las nuevas llegadas de personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes.

 

El contexto actual destaca la necesidad de desarrollar respuestas alternativas que respeten los derechos a la libertad, seguridad y dignidad de las personas migrantes, mientras brindan a los Estados una opción de gestión migratoria responsable.

 

Durante los últimos cinco años, la IDC ha emprendido un programa de investigación para identificar y describir las alternativas a la detención migratoria que respetan los derechos humanos, que son menos costosas, y son más efectivas que las políticas tradicionales de control fronterizo. IDC ha identificado más de 250 ejemplos de alternativas a la detención en 60 países.

 

El manual Existen alternativas ofrece a los lectores la orientación necesaria para prevenir exitosamente la detención innecesaria y para garantizar que las opciones comunitarias sean lo más eficaces posible.
El manual fue presentado en Ginebra durante la 30ª Sesión del Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas y fue patrocinado por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos y la representación permanente de Suecia.